La Policía Nacional practica dos simulacros de ataques yihadistas en los centros comerciales Carrefour de Valladolid

Valladolid.- Simulacro 'incidente Amok' en Valladolid 30-10-18
DELEGACIÓN DE GOBIERNO DE CASTILLA Y LEÓN
Publicado 30/10/2018 17:37:00CET

VALLADOLID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha practicado el simulacro 'incidente Amok' en dos centros comerciales de la firma Carrefour en Valladolid, con los que se pretende ensayar acciones de intervención policial rápidas y efectivas ante ataques terroristas similares a los que protagonizan los yihadistas.

En el simulacro, llevado a cabo en la noche de este lunes, han estado presentes la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones; el jefe superior de Policía, Jorge Zurita; el jefe regional de Operaciones del mismo cuerpo, Jesús del Amo; el concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Valladolid, Luis Vélez; la jefa de la Policía Local, Julia González; la subdelegada del Gobierno en Valladolid, Helena Caballero, y el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Valladolid, Juan Miguel Recio.

Barcones ha agradecido, según ha indicado la Delegación del Gobierno en Castilla y León en un comunicado recogido por Europa Press, la profesionalidad de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que se preparan "concienzudamente" para preservar la seguridad ante hechos "irracionales" como ataques yihadistas, "en los que se cuenta con el hándicap de que los agresores buscan también su propia muerte por cuestiones religiosas".

Por su parte, Zurita ha apuntado que 'Amok' significa en malayo "frenesí asesino" o "ataque furibuno" que es "lo que ocurre cuando se perpetran ataques como estos.

Ante un incidente Amok se requiere una actuación "rápida y efectiva" para frenar y neutralizar el ataque del agresor cuyo objetivo es "causar el mayor número de víctimas posibles "de manera fría y calculada, en el menor tiempo posible", ha explicado del Amo.

Ante incidentes de esta naturaleza, la Policía Nacional activa un protocolo antiterrorista que da órdenes "claras y contundentes" en el que "cada segundo cuenta", como ha relatado, por lo que la totalidad de los agentes han sido formados específicamente como primer interviniente en estos ataques.

Así, el simulacro recreó un ataque inicial a cuatro clientes en el aparcamiento del establecimiento comercial por parte de una persona que "sin motivación alguna y de forma sorpresiva e inesperada" arremetió con un cuchillo contra ellos.

Desde ese momento, los efectivos más cercanos al lugar de los hechos, que suelen ser dotaciones "Z" del Grupo de Atención al Ciudadano, comenzaron a actuar y aseguraron la zona por la posible existencia de explosivos para cuya detección intervinieron guías caninos y agentes del equipo TEDAX-NRBQ.

En paralelo, se produjo otro ataque coordinado en un segundo centro comercial en el que se actuó de forma similar y con la misma celeridad.