Publicado 04/02/2021 18:00CET

Las UCI registran un nuevo máximo desde abril de pacientes con COVID y superan en un 35% su capacidad inicial

Cuadro de datos sobre la ocupación de las unidades para críticos en los hospitales
Cuadro de datos sobre la ocupación de las unidades para críticos en los hospitales - JCYL

   VALLADOLID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Los hospitales de Castilla y León tienen a fecha de este jueves 446 pacientes en las unidades de críticos, de los cuales 328 son pacientes con COVID-19, una cifra que no se alcanzaba desde el pasado 9 de abril de 2020 en lo peor de la primera ola de la pandemia, mientras que se encuentran con una ocupación que supera en un 35 por ciento la capacidad con la que contaban inicialmente.

   Así se recoge este jueves en el portal de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León, donde se indica que el conjunto de los hospitales de la Comunidad presentan una ocupación del 135 por ciento con respecto a la capacidad inicial de las unidades para pacientes críticas y del 80 por ciento si se tienen en cuenta las camas que se han habilitado en otros servicios, las cuales provisionalmente no se dedican al tipo de pacientes a los que originalmente atendían.

   La cifra total de ingresados con COVID-19 en los hospitales de la Comunidad ha comenzado a descender esta semana y se sitúa este jueves, según los datos de la web en 2.257 personas, 163 menos que el pasado lunes, pero la bajada se debe en exclusiva a los pacientes que se encuentran en las plantas, que han pasado de 2.096 el lunes a 1.925 este jueves.

   Sin embargo en estos días los enfermos con coronavirus en unidades de críticos han pasado de 324 a 328, lo que supone ya prácticamente el 100 por ciento de la capacidad inicial de las UCI de los hospitales de la región --331--.

   Así, nueve de los once hospitales con unidades de críticos tienen sobrepasada esa capacidad inicial y los casos más acusados son los del Hospital Comarcal de El Bierzo, en Ponferrada, y el Río Hortega de Valladolid, que superan en un 79 por ciento la capacidad inicial con, respectivamente, 25 y 59 pacientes, si bien la ocupación ha descendido ligeramente a lo largo de esta semana --el centro vallisoletano llegó a tener solo una cama libre según los datos del lunes--.

   El Clínico Universitario de la capital vallisoletana, por su parte, cuenta con 78 pacientes en unidades de críticos y ve superada su capacidad inicial --57 camas-- en un 37 por ciento. Este centro tiene habilitados actualmente 96 puestos para pacientes de gravedad, por lo que tiene disponibles 18.

   La cifra total de enfermos con COVID-19 en unidades de críticos de los hospitales de Valladolid alcanzó un máximo de 107 este lunes y actualmente se encuentra en 104, con lo que sigue por encima del registro más alto, que data de los peores momentos del inicio de la pandemia, el 5 y el 6 de abril de 2020 con 103 pacientes.

   Por su parte, el Complejo Asistencial de Soria se encuentra casi al límite de su ocupación posible actualmente, ya que tiene ocupadas 19 camas, cuando inicialmente contaba con 14, lo que le ha obligado a ampliar aun más la atención a críticos y ha pasado de una capacidad extendida de 18 a contar actualmente con 20, y aun así solo tiene una plaza libre.

   El Complejo Asistencial de Segovia también ha tenido que ampliar la atención a pacientes críticos, en detrimento de la de otros servicios, para alcanzar un total de 31 camas habilitadas, ya que actualmente tiene 25 pacientes críticos --su capacidad inicial era de 16 camas--.

   También se supera claramente la capacidad inicial de las UCI en el Hospital Universitario de Burgos, con 64 pacientes críticos sobre una capacidad inicial de las UCI de 42 camas, si bien actualmente cuenta con 89 plazas después de extender la atención de críticos a otros servicios hospitalarios.

   El Complejo Asistencial de Palencia, con 29 pacientes críticos, supera en un 45 por ciento la capacidad inicial de sus UCI (20 camas), aunque cuenta con otras 20 habilitadas y le quedarían diez sin ocupar.

   Mientras tanto, el Complejo de León cuenta actualmente con 54 camas ocupadas por pacientes críticos, para una capacidad inicial de 44 puestos y de 79 teniendo en cuenta las extensiones a otras áreas del hospital.

   En el Complejo Universitario de Salamanca, la cifra de pacientes ingresados en unidades de críticos es de 68, ocho más de la cifra inicial de camas UCI --60--, si bien ha extendido este servicio para contar con 74 puestos en total, de modo que tiene seis libres.

   Finalmente, entre los dos centros hospitalarios que no ven superada su capacidad inicial es más preocupante la situación del Complejo de Zamora, que tiene ocupadas 15 de las 17 camas iniciales de unidades de críticos y ha habilitado dos más en otros servicios, por lo que actualmente tendría cuatro plazas libres.

   El complejo asistencial de Ávila es el que presenta una menor ocupación de toda la comunidad, con 10 pacientes en las unidades de críticos, que inicialmente contaban con 14 camas y se han extendido para llegar a un total de 18.