Publicado 04/02/2021 12:53CET

Valladolid programa el domingo la primera prueba de cross en España "con todas las medidas de seguridad"

Presentación del XXXIII Cross Internacional Ciudad de Valladolid
Presentación del XXXIII Cross Internacional Ciudad de Valladolid - AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

   Será sin público, solo para unos 800 atletas federados en diversas categorías y "con todas las medidas de seguridad"

   VALLADOLID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El XXXIII Cross Internacional 'Ciudad de Valladolid' se celebrará este domingo, 7 de febrero, en lo que será la primera prueba federada "de estas características" que se organiza en Castilla y León y en España después de casi un año de suspensión como consecuencia de la pandemia del COVID-19.

   El evento, que se ha presentado este jueves en rueda de prensa en el Ayuntamiento de Valladolid, se celebrará en el entorno de la Cañada Real, sin público y "con todas las medidas de seguridad".

   Como han explicado el concejal de Participación Ciudadana y Deporte, Alberto Bustos, y el presidente de la Federación de Atletismo de Castilla y León, Gerardo García, será la primera prueba de cross que se realiza en Castilla y León después de un año de suspensión de todos los actos del calendario nacional a consecuencia del COVID-19.

   Eso sí, asumen que en esta ocasión esta participación se verá mermada por las restricciones derivadas de la pandemia de modo que frente a los en torno a 2.000 atletas que acudían a este cross en años anteriores, este año se espera que no se llegue a 800.

   Alberto Bustos ha subrayado que este evento se desarrollará al aire libre y en un espacio abierto y que, además, cumplirá estrictamente con todas las medidas de seguridad, una prioridad que se ha recalcado constantemente.

   La competición se realizará en la Cañada Real el próximo domingo, 7 de febrero, a partir de las 11.00 horas y cumplirá "el protocolo de seguridad amparado en la normativa sanitaria vigente en la Comunidad de Castilla y León y los protocolos de actuación de vuelta a la competición del Consejo Superior de Deportes y la Real Federación Española de Atletismo".

   Entre las acciones figura la toma de temperatura a todos los asistentes y una declaración responsable para acceder a una prueba que se desarrollará en un circuito cerrado al público y, en consecuencia, sólo podrán recorrerlo los atletas y el personal de la organización.

   La vigilancia será permanente, tanto por agentes privados como por miembros de Protección Civil, con presencia de la Policía Municipal, que evitarán que algún espectador se acerque a la zona perimetrada, a la que solo se permitirá acceder a las personas autorizadas, con un control "exhaustivo de entrada y salida" y tiempos de estancia regulados a la duración de la competición. Asimismo, se establece una dirección única en los recorridos.