Publicado 13/09/2021 18:53CET

Verónica Casado cree que los ciudadanos no entenderían que se marchara en un momento como éste y ve todo "reconducible"

Rueda de prensa de la consejera de Sanidad, Verónica Casado.
Rueda de prensa de la consejera de Sanidad, Verónica Casado. - EUROPA PRESS

Admite que no ha recibido respuesta para reunirse con Tudanca e insiste en que no se puede retirar una reestructuración "que no existe"

VALLADOLID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, cree que los ciudadanos de Castilla y León "no entenderían para nada" que ella se marchara en un momento como el presente que requiere "empezar a construir" para afrontar los retos del sistema público de salud y considera que la situación a nivel político en relación con la estrategia sanitaria es "reconducible".

En una rueda de prensa ofrecida este lunes tras reunirse con presidentes de diputaciones y Federación Regional de Municipios y Provincias, Verónica Casado ha subrayado que no se plantea dimitir como han solicitado algunas formaciones políticas y sindicatos, sino que su objetivo es "seguir trabajando" para "mejorar" la sanidad de la Comunidad.

"No me parece serio que yo me plantee nada", ha indicado en relación con esas peticiones de renuncia después de que las Cortes aprobaran una proposición no de ley socialista para pedir la retirada del plan de reestructuración sanitario de la Junta con el apoyo del PP, partido que gobierna en Castilla y León en coalición con Cs, la formación que la propuso para el cargo.

Sobre este punto, ha recalcado que lo se pidió retirar en esa PNL "no existe", pues no hay ningún plan de reestructuración en marcha, sino "una estrategia de mejora que no implica recortes", sino "más medios", por lo que ha ironizado con el apoyo 'popular' a esta iniciativa ya que "retirar algo que no existe es muy fácil".

En cuanto a la carta que Casado envió la pasada semana al líder de los socialistas de Castilla y León, Luis Tudanca, para mantener una reunión que permita acercar posturas en aras del consenso sobre la estrategia a seguir para "garantizar el futuro del sistema sanitario", aún no ha recibido respuesta, a pesar de lo cual ha insistido en su "mano tendida" y en la necesidad de alcanzar "un gran pacto por la sanidad" que la saque de la pugna política, ya que ha señalado que "todos los consejeros" de las diferentes autonomías, de uno u otro signo político, se encuentran con "las mismas críticas" por parte de los partidos rivales.

MENSAJE DE TRANQUILIDAD

Esto, a su juicio, resulta perjudicial porque "daña la imagen" de la sanidad pública --a pesar de que España cuenta con "el tercer modelo de Atención Primaria mejor valorado por la Organización Mundial de la Salud tras Dinamarca y Reino Unido"-- y genera "temor" en la población, por lo que ha enviado un "mensaje de tranquilidad" a la ciudadanía y se ha comprometido a "trabajar duro" para mejorar la Atención Primaria en Castilla y León.

Respecto a la posibilidad de que la polémica sanitaria lleve a una ruptura entre PP y Cs y desemboque en elecciones autonómicas anticipadas, Verónica Casado ha asegurado que no tiene percepción de que vaya a haber comicios próximamente, si bien ha reconocido que en política suele tener "pocas percepciones" porque se ha llevado ya "muchos chascos" y ha ironizado con que los planes de refuerzo de profesionales para mejorar la atención se desarrollarán a lo largo de la legislatura, aunque no sabe muy bien "cuándo se acabará".

Por último, ha recordado que la estrategia de la Consejería responde, entre otras, a las propuestas planteadas por el grupo de trabajo designado por los distintos grupos políticos, incluido el Socialista que "tras cuatro meses de trabajo se levantó de la mesa en el momento de la firma" y también el Popular.

Contador