20 de febrero de 2020
 

Barcelona hará una prueba piloto para reducir el vertido de agua residual no tratada cuando llueve

Publicado 28/08/2018 11:43:12CET
Olas, temporal, frío, lluvia, mar
AYUNTAMIENTO BARCELONA - Archivo

BARCELONA, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

Barcelona iniciará en septiembre una prueba piloto financiada por la Unión Europea en su red de alcantarillado para reducir los vertidos de aguas residuales no tratadas y mejorar así la calidad de sus playas, ha informado este martes el Ayuntamiento en un comunicado.

La prueba busca mejorar la gestión integral de las alcantarillas para evitar que se viertan aguas residuales no tratadas a ríos o playas, algo que actualmente pasa en periodos de lluvias intensas o prolongadas, cuando el volumen de agua transportada por las cañerías supera la capacidad de las plantas depuradores y puede desbordarse y verterse sin haber sido tratada.

La prueba, que comenzará el 1 de septiembre de este año y acabará el 31 de diciembre de 2021, cuenta con un presupuesto de 2.274.164 euros de los que el 60% son fondos europeos y se llevará a cabo simultáneamente en Berlín para mejorar la calidad de los ríos de la ciudad.

UN 30% MENOS

Se espera reducir un 30% el impacto sobre el medio ambiente de la carga contaminante vertida durante las lluvias, mejorar la calidad microbiológica del agua mediante equipos que lo miden en tiempo real, minimizar los riesgos sanitarios para los bañistas y aumentar la conciencia ciudadana sobre el impacto para el medio y la salid de las aguas fluviales.

El proyecto, liderado por el centro tecnológico Eurecat, cuenta con la participación del Ayuntamiento, Asada Sistemas, Barcelona Cercle de l'Aigua y el Centro de investigación del agua de Berlín.

El responsable de Tecnología del Agua de Eurecat, Xavier Martínez, ha augurado que el proyecto "tendrá un impacto directo en la calidad de las playas" y ayudará a mejorar el más del 10% de aguas de baño que no se consideran excelentes.

Para leer más

Barcelona Economies



A LA XARXA