El Ayuntamiento de Tarragona dice que actuó "correctamente" denunciando a dos miembros del grupo Violadores del Verso

Actualizado 25/08/2007 0:21:10 CET

TARRAGONA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Tarragona, Carles Castillo, afirmó hoy que se actuó "correctamente" con la denuncia presentada contra dos de los miembros del grupo Violadores del Verso por fumar sustancias prohibidas en público durante su concierto en las fiestas de Tarragona.

En un comunicado, el grupo aragonés "lamenta" la entrada de la Policía Local en sus camerinos después del concierto en la plaza del Ayuntamiento, el pasado jueves, 16 de agosto.

Castillo explicó a Europa Press que la denuncia se efectuó "como en cualquier otro caso igual" ya que "no es un comportamiento adecuado" y si se lleva a cabo "se deben asumir las consecuencias como hacen otros artistas".

Las denuncias se han trasladado a la subdelegación del Gobierno en Tarragona, quien iniciará el proceso sancionador, que consistirá en una multa económica, y en el cual los denunciados tienen oportunidad de alegar.

Castillo también desmintió el "apoyo total" que afirma el grupo que recibió de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Tarragona "antes, durante y después del concierto", según el comunicado de Violadores del Verso donde se añade que incluso "después de que se produjeran los incidentes con la Policía Local tarraconense, la solidaridad de los responsables de Cultura se mantuvo intacta".

Del mismo modo, señalaron los artistas que no era la primera vez que diversos miembros de la Seguridad Ciudadana local "se excedían en sus funciones", extremo éste que el Ayuntamiento de Tarragona desmintió asegurando que el apoyo se le daba "como artistas" y no por su acción.

La formación musical, por su parte, indicó en el comunicado que que el citado concierto tuvo lugar ante más de 8.000 personas durante dos horas y cuarto "en la más completa normalidad" y "sin incidente alguno". El comportamiento de Violadores del Verso sobre el escenario "fue el reiteradamente habitual en los conciertos del grupo, por lo que está claro que en ningún momento se incitó al público a nada ajeno al contenido del concierto mismo".

Asimismo, a pesar de quedarse "estupefactos" ante la irrupción de la Policía Local en sus camerinos, los artistas relataron que "su presencia se debía a que 'cierta gente les había dicho que los artistas también fumaban porros'". "En todo momento intentamos dialogar y contemporizar con ellos", apuntaron, intentos "que no fueron correspondidos por su parte más que con una insólita demanda de refuerzos".

Para la formación musical, la entrada de la Policía Local en los camerinos "sin ningún motivo" que lo justificara sienta "un peligroso precedente" para todos los artistas, que de esta forma pueden ser potencialmente invadidos en su medio habitual de trabajo y sin guardar ningún respeto por su privacidad. Además, aseguraron que "la invasión se produjo con una actitud claramente provocativa y verbalmente beligerante", algo que "es un agravante más ante una actuación que sólo cabe calificar como desmedida y fuera de lugar".

Violadores del Verso afirmó también que en sus conciertos "jamás" han hecho apología de nada y menos del consumo de ninguna sustancia, a pesar de que su opinión particular como grupo es "a favor de la legalización del uso individual de drogas" puesto que creen en la libertad personal de cada individuo para que haga lo que considere oportuno.

Esto es algo "que la sociedad en general parece comprender y compartir sin ningún problema, pero que ciertos estamentos políticos y, sobre todo, policiales, con notorio afán retrógrado, parecen insensibles a esta realidad".

Finalmente, señalaron que, en un intento de explicarles por qué pudieron suceder estos lamentables hechos, "la única explicación" que podían atisbar es que en ciertos estamentos "todavía queda gente de mente retrógrada que no termina de creer en la libertad de expresión" y que, en consecuencia, les molesta sobremanera lo que dicen en sus letras. "Nos sentimos claramente atropellados por esta gente y pensamos que no es de recibo que en pleno siglo XXI sigan así las cosas", agregaron.

Al respecto, el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Tarragona matizó que "se les contrató porque se creía que era un grupo interesante" y añadió que es una "gilipollez que digan esto de las letras". Al mismo tiempo responde que lo que le parece "retrógrado" es que por ser el grupo Violadores del Verso "se crean por encima de todo".