Publicado 18/08/2021 13:43CET

Barcelona alerta de que sus jóvenes tienen problemas de renta y que "merecen más"

El concejal de Juventud del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Ramon Riera, en rueda de prensa
El concejal de Juventud del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Ramon Riera, en rueda de prensa - AJUNTAMENT DE BARCELONA

   Riera descarta que esto pueda comportar una peor salud mental

   BARCELONA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El concejal de Infancia, Juventud, Personas Mayores y Personas con Discapacidad del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Ramon Riera, ha alertado de que los jóvenes de la ciudad tienen problemas de renta porque ingresan poco en comparación con el coste de la vida, especialmente el alquiler.

   En una rueda de prensa este miércoles para presentar la encuesta a la juventud de Barcelona, Riera ha afirmado que "merecen más en términos económicos" porque son atrevidos y se emancipan y están en una etapa vital de alta productividad laboral.

   No obstante, según la encuesta, un 85,7% de los jóvenes de 20 a 34 años no tienen hijos --un 95% de los de 20 a 24, un 86,7% de los de 25 a 29, y un 78,5% de los de 30 a 34--; el 9,1% de los españoles son padres frente al 20,2% de los extranjeros.

   La media de los ingresos mensuales de los jóvenes de 15 a 34 años es de 888 euros; los hombres cobran 924 y las mujeres 853 euros, y los extranjeros ingresan 917 frente a los 867 de los jóvenes de origen español.

   Si se dividen los barrios de la ciudad según tres estratos de renta, en los de renta menor el salario medio es de 735 euros, en el segundo estrato es de 923 y en los más pudientes es de 1.033.

   El 32,5% de los jóvenes reciben "habitualmente" ayuda económica por parte de otras personas, mayoritariamente los padres y la pareja.

EMANCIPACIÓN Y ALQUILERES

   Con respecto a la encuesta de 2015, el porcentaje de jóvenes emancipados ha crecido: un 41,1% de los que tienen de 20 a 24 años y un 78,5% de los de 25 a 29 ya no vive con sus padres --frente a un 17,5% y un 54,3%, respectivamente, en 2015--.

   El 83,4% viven de alquiler, ya sea en un piso entero o en una habitación (el 2015 era el 75,4%), frente al 8,2% que viven de propiedad (menos que el 20,5% de 2015) y el 6% habita en una vivienda cedida.

   Los que pagan alquiler o hipoteca abonan de media 893 euros al mes, y las personas de 30 a 34 años han conseguido pagar menos que los más jóvenes: sus alquileres cuestan de media 878 euros, frente a los 898 que pagan los de 20 a 24 años y los 909 que destinan los de 25 a 29.

   Por todo ello, Riera ha sostenido que los datos desmienten que los hijos vivan con los padres hasta los 40 años, si bien ha destacado que "una cosa es la emancipación real, el hecho de vivir fuera del ámbito del hogar de los padres, y otra es la emancipación económica".

   Según la encuesta, el 58% de los jóvenes no ha vivido toda la vida en Barcelona, ante lo que el concejal ha asegurado que la ciudad "importa jóvenes"; pero ha aclarado que la encuesta no refleja si se está expulsando a los que no puedan permitirse vivir en ella.

SATISFACCIÓN Y SALUD MENTAL

   Pese a que el 24% de los encuestados emancipados se considera por encima de la clase social de sus padres, y un 31% se ve igual, si se proyectan en el futuro, un 50,3% augura que estará por encima y un 33% igual.

   En los barrios con menor renta, el porcentaje de jóvenes que creen que superarán económicamente a sus padres es del 56,2%, frente al 52,4% en el estrato medio y el 40,7% en los barrios más ricos.

   En global, el nivel de satisfacción con la vida es de un 7,7 sobre 10, pero la situación económica es el aspecto que preocupa más a los jóvenes: un 44% declara estar poco o nada satisfecho, un porcentaje que se sitúa en el 40,2% en el caso del trabajo.

   Riera, no obstante, ha descartado que estos niveles de preocupación puedan provocar problemas de salud mental a las generaciones más jóvenes: "No puedo comprar este escenario catastrofista", ha declarado, subrayando que las cuestiones psicológicas son transversales en la sociedad y no se pueden asociar únicamente a la economía personal.