Actualizado 09/12/2007 15:52 CET

Bermejo promete avanzar en los acuerdos del Estado con las iglesias protestantes si gana el PSOE

Admiten que se cumplen "parcialmente" pese a que se rubricaron en 1992

BARCELONA, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, se comprometió hoy a "abordar" el cumplimiento de los acuerdos entre el Estado y la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) "en la próxima legislatura" si el PSOE gana las elecciones.

Durante su intervención en el acto de clausura del VII Congreso Evangélico Español, que desde el jueves se ha celebrado en Barcelona, el ministro admitió que, a día de hoy, estos acuerdos, que se firmaron en 1992, se cumplen "parcialmente".

Indicó que en esta legislatura ha habido avances en la materia, pero que aún hay puntos que establece dicho convenio que aún no se han cumplido. Entre ellos, citó las dificultades que tienen las religiones minoritarias para ofrecer asistencia religiosa a los presos, y "los problemas de instalación de centros de culto".

COMPROMISO CON LA LIBERTAD RELIGIOSA.

"El Gobierno sigue comprometido a avanzar en la libertad religiosa y en el pleno desarrollo de los acuerdos", dijo, y destacó que el ejecutivo que lidera José Luis Rodríguez Zapatero "es muy consciente de la importancia del factor religioso" para lograr la integración de los inmigrantes. Por ello, abogó por un "acogimiento en positivo del hecho religioso" por parte de los poderes públicos.

El ministro de Justicia aseguró que esta legislatura el gobierno ha avanzado en el despliegue del acuerdo entre el Estado y la FEREDE de 1992. Entre los avances, citó que a día de hoy ya hay 160 profesores de religión evangélica que imparten clases en los centros de titularidad pública en todo el Estado, el reconocimiento a efectos civiles de los títulos que ofertan los seminarios evangélicos, y Seguridad Social para todos los pastores, también para los que ejercieron durante el franquismo y que no cotizaron.

"Sabemos que otros problemas no se han podido solucionar" esta legislatura, por lo que indicó: "Nos queda mucho por hacer". Recordó que en España hay una "compleja historia de confusión entre Iglesia y Estado" que "no se resuelve sólo en 30 años de democracia".

Fernández Bermejo destacó que, en una década, "el pueblo evangélico se ha multiplicado". "El mundo evangélico se halla en plena ebullición", y ello supone un "desafío" para los gobiernos centrales, autonómicos y locales.