Actualizado 01/07/2007 18:30 CET

Destino publica en castellano la biografía de Jesús escrita por Lluís Busquets que lleva cuatro ediciones en catalán

BARCELONA, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

Ediciones Destino acaba de publicar la traducción castellana del libro de Lluís Busquets i Grabulosa 'Última noticia de Jesús el Nazareno', una biografía de más de 500 páginas que incorpora las últimas investigaciones históricas, exegéticas y arqueológicas, y que lleva publicadas cuatro ediciones de Proa en catalán.

El escritor, periodista y filólogo presentó la edición en castellano el pasado viernes en la sede del Grupo Planeta en Madrid, junto al teólogo Juan José Tamayo; el presbítero de la parroquia madrileña de San Carlos Borromeo, Enrique de Castro, y el profesor de literatura comparada de la UAB Gonzalo Pontón.

JESÚS SIN "COSTRA MITOLÓGICA".

Busquets (Olot 1947), licenciado en Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en los años 70, explicó que su libro pretende quitar "la costra mitológica" al personaje con una biografía actualizada. El prólogo es del obispo emérito de Sao Félix do Araguaia (Brasil), Pere Casaldàliga.

Esta "última noticia" se estructura precisamente con las preguntas en que se basa la noticia periodística sobre un hecho: 'qué' pasó con Jesús; 'dónde' vivió y obró; 'cuándo' quedó documentado literariamente y fue deificado; 'por qué' se le consideró persona divina trinitaria, y 'quién' fue realmente el personaje.

Entre los muchos asuntos históricos de estudio, se afronta la posibilidad de que fuera analfabeto, ya que "sólo un 2% de la población" sabía leer y escribir. Se aborda además la resistencia al imperio Romano de la sociedad en que vivió, y el contexto religioso mezclado con ese contexto político.

También se razona su posible pertenencia a un grupo o secta, y si tiene que ver con eso el sobrenombre de 'Nazareno', que no figura en el Nuevo Testamento. Y se explica qué aportan a estos interrogantes los documentos descubiertos en Qumran.

El libro plantea además su muerte, resurrección y divinización, y el debate sobre ello en los primeros concilios. Busquets no habla de la resurrección como hecho histórico, pero sí ve "real e histórico lo que vivieron las discípulas y los discípulos de Jesús en su experiencia postpascual". En todo caso, afirma que la Pasión no es una crónica histórica, ni fue sepultado en un sepulcro nuevo. El autor admite que un conjunto de sus afirmaciones parezca "perturbador, impertinente, escandaloso, blasfémico", pero alega que "Jesús también resultó serlo". Además, señala que sus aportaciones parten de datos contrastados, y "los datos no tienen que escandalizar". En este sentido, dijo que las epístolas que se le atribuyen a San Pablo, "la mayoría no son suyas", sino que son pseudoepigráficos para dotarlos de "mayor autoridad".