Publicado 16/04/2020 12:53CET

Un estudio revela altos niveles de plastificantes en ballenas del Océano Atlántico

BARCELONA, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un estudio liderado por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con la colaboración del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBIo) y del Instituto de Investigación Marina (Islandia) ha revelado una importante cantidad de compuestos organofosforados, que se usan como plastificantes y retardantes de llama, en los tejidos de las ballenas de aleta del Océano Atlántico y en su principal presa, el kril.

En un comunicado, explican que han analizado muestras de músculo de 20 ejemplares de ballenas de aleta, así como de 10 de kril, y han encontrado presencia de compuestos organofosforados en todas ellas, en torno a un microgramo por gramo de grasa.

Los plastificantes más abundantes son el tributilfosfato (TBP), el isopropilfenilfosfato (IPPP) y el óxido de trifenilfosfina (TPPO), y aunque se desconocen sus efectos tóxicos sí se tiene constancia de que el primero de ellos "posee potencial para provocar daños neurológicos, disrupción endocrina, efectos cancerígenos y efectos adversos en la reproducción", ha explicado la investigadora del CSIC, Ethel Eljarrat.

"La buena noticia es que los niveles similares en ballenas y kril indicarían que estos plastificantes no se biomagnifican, ya que los niveles de contaminación no aumentan de presa a depredador", ha añadido la investigadora.

Los expertos del estudio, que se ha publicado en la revista Science of the Total Environment, también señalan la importancia de estos cetáceos como bioindicadores a gran escala de la contaminación de los mares.