Actualizado 27/01/2021 12:02 CET

El exconcejal de CiU Antoni Vives acepta una condena por falsificar un contrato en 2012

El exconcejal de CiU Antoni Vives admite que falsificó un contrato en Barcelona Regional. En Barcelona, el 27 de enero de 2021.
El exconcejal de CiU Antoni Vives admite que falsificó un contrato en Barcelona Regional. En Barcelona, el 27 de enero de 2021. - EUROPA PRESS

La pena de dos años de cárcel se le conmutará por un curso de formación en ética

BARCELONA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El exconcejal de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona Antoni Vives ha aceptado ser condenado por falsificar un contrato en la empresa municipal Barcelona Regional Agencia de Desarrollo Urbano en 2012, por lo que ha acordado con la Fiscalía una pena de dos años de cárcel que conmutará por un curso de formación en ética en la gestión pública.

Vives ha ratificado este miércoles ante los magistrados de la Sección 2 de la Audiencia de Barcelona su conformidad con el acuerdo alcanzado entre las defensas y las acusaciones de la causa.

Al aceptar la condena, ha admitido que contrató al entonces alcalde de Cervelló (Barcelona) y miembro de CiU Jesús Arévalo para "completar su remuneración anual", y figuró como trabajador de Barcelona Regional desde enero de 2012 hasta mayo de 2015 aunque nunca trabajó para la sociedad municipal.

Arévalo, también acusado, ha admitido los hechos y ha aceptado la misma condena que Vives, también por un concurso de falsedad documental en concurso con prevaricación y malversación.

"DE COMÚN ACUERDO" CON MÜLLER

Vives, entonces teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, además de presidente del consejo de administración de Barcelona Regional, ha reconocido que fingió la contratación "de común acuerdo con su amigo" y entonces director general de Barcelona Regional, Guillermo Müller, quien tenía competencias en contratación laboral.

Müller también ha admitido los hechos, ha sido condenado por los mismos delitos a dos años cárcel conmutados por el curso de formación en ética, y deberá pagar una multa de 3.600 euros, mientras que las multas para Vives y Arévalo ascienden a 5.400 euros.

Tras la vista, fuentes de la defensa de Vives han destacado en declaraciones a Europa Press que Vives "no se enriqueció" con el falso contrato.