La Fundació Bofill aboga por una Selectividad competencial y revisar las pruebas de ESO y Primaria

Publicado 25/06/2019 13:38:20CET
Selectividad en el Campus de la Ciutadella de la UPF
Selectividad en el Campus de la Ciutadella de la UPFEUROPA PRESS

Propone formación práctica de los profesores noveles en los centros

BARCELONA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fundació Jaume Bofill ha abogado este martes por una Selectividad competencial y revisar las pruebas de competencias básicas de sexto de Primaria y cuarto de ESO, como una de las "palancas" para la transformación educativa en Catalunya.

En la presentación del 'Anuari 2018. Reptes de l'educació a Catalunya', el director de la publicación, Jordi Riera, ha asegurado que se implementa una enseñanza por competencias en la aulas, pero que en el ámbito de la evaluación "no es tan claro y nítido" y todavía es básicamente memorialística.

Riera --acompañado del director de la Fundación, Ismael Palacín-- ha abogado por una Selectividad que sea "un filtro de aprendizaje competencial" en la línea de las Pruebas de Aptitud Práctica (PAP) --con pruebas lógico-matemáticas y competencia comunicativa--, que realizan los aspirantes de grados de Educación, y que evalúe competencias a partir del conocimiento y habilidades adquiridas en su trayectoria educativa.

Ha recordado que un 40% de los estudiantes que se presentan a las PAP suspenden, mientras que la Selectividad la supera un 97% de los alumnos: "Alguna cosa no estamos haciendo bien, pese a que decimos que trabajamos por competencias".

Riera se ha mostrado convencido de que con voluntad política y un acuerdo político-técnico una Selectividad competencial "se podría implantar en dos años", respetando a aquellos estudiantes que ya tienen iniciado su itinerario.

Asimismo, Riera ha dicho que el Bachillerato está "hipotecado" por la evaluación de la Selectividad, por lo que ha propuesto que que haya una oferta más híbrida en las enseñanzas postobligatorias, con la incorporación en Bachillerato de módulos de formación profesional e incrementar la oferta pública de las familias de FP más demandadas.

El Anuari de la Fundació Bofill aboga por una revisión de las pruebas de competencias básicas de sexto de Primaria y cuarto de ESO para conseguir un contenido más competencial y funcional que el actual.

Otra de las 'palancas' que propone la fundación es definir un programa de inducción que establezca como requisito para acceder a la docencia haber estado acreditado como docente mediante un periodo en centros reconocidos por la administración, que aboga por que sea de un año de inserción práctica para, además de la formación más didáctica, introducir en la de cultura de centro y trabajo en comunidad.

También propone la inclusión de las tecnologías digitales como contenido básico y troncal de los programas reconocidos de formación inicial y "pieza clave" del desarrollo profesional del profesorado.

DE LA SINFONÍA AL JAZZ

La Fundació Bofill también propone la elaboración de un Acuerdo Nacional sobre orientación académica y profesional en Catalunya, con implicación de todos los agentes y administraciones, y "hacer efectiva" la participación de las familias en la escuela.

Riera ha sostenido que el sistema educativo catalán tiene "demasiados elementos de centralización por mucho que haya servicios territoriales", y ha abogado por pasar de un 'modelo sinfónico' a un 'modelo jazz', con mayor libre expresión de las partes que lo componen.

El Anuari expone la necesidad del diseño de una política ambiciosa con los centrods desfavorecidos, con el estudio e implementación por parte de la Conselleria de Educación de una financiación por fórmula, y la creación de Zonas de acción prioritaria: "El reto de la vulnerabilidad no es un centro", ha sostenido Riera.

La Fundació Bofill también ha abogado por acabar con el "divorcio" entre escuelas e investigación académica con la elaboración de un Libro blanco sobre la I+D educativa e incorporar la dedicación a la investigación como tiempo de trabajo.

Contador

Para leer más