Publicado 06/05/2021 13:06CET

La Fundació Bofill alerta de un "estancamiento" en el sistema educativo agravado por la pandemia

(I-D) El Coautor Del Anuario 2020 De La Fundació Bofill, Cèsar Coll, Y El Director De La Entidad, Ismael Palacín, En La Presentación Del Informe
(I-D) El Coautor Del Anuario 2020 De La Fundació Bofill, Cèsar Coll, Y El Director De La Entidad, Ismael Palacín, En La Presentación Del Informe - FUNDACIÓ BOFILL

BARCELONA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La Fundació Bofill ha alertado este jueves de un "estancamiento" en determinados indicadores de calidad del sistema educativo catalán en los últimos tres años, una situación que, han lamentado, la pandemia de Covid-19 agrava.

En una rueda de prensa telemática para presentar su anuario 2020 del estado de la educación, el director de la fundación, Ismael Palacín, ha afirmado que muchos otros países mejoran mientras que Catalunya arroja resultados parecidos a los últimos años y ha avisado que las consecuencias de no apostar urgentemente por políticas transformadoras serían "devastadoras".

Uno de los coautores del anuario, Cèsar Coll, ha explicado que hay tres "topes estructurales" que frenan la mejora del sistema: la persistencia de las desigualdades educativas, el déficit de financiación y la organización de la educación alrededor de un concepto ya no vigente del aprendizaje.

Según los datos del anuario, el nivel de competencias de los alumnos catalanes no ha mejorado globalmente en los últimos diez años: en cuarto de ESO, entre 2013 y 2020, la puntuación media en catalán ha pasado de 76,4 a 74, en castellano de 76 a 77,9 y en matemáticas de 68,3 a 70,2, y la participación en educación 0-3 se ha mantenido en el 40% en los últimos cinco años.

Además, la participación de la población adulta en la formación a lo largo de la vida se mantiene en el 9,3% igual que hace diez años, el número de alumnos en programas de nuevas oportunidades es de unos 7.000 desde 2013, y el gasto educativo de los ayuntamientos es menor que en 2010.

DESIGUALDADES

Sobre desigualdades educativas, el estudio constata que un 10% de los niños extranjeros se escolariza antes de los tres años, frente al 40% de la población general, y que los resultados en pruebas PISA son peores en alumnado de estatus socioeconómico bajo.

Además, asegura que el 20% del alumnado vulnerable no se ha conectado a las clases durante el confinamiento y los niños de clase alta dedican el doble de horas al ocio educativo y las extraescolares que sus compañeros con menos recursos.

FINANCIACIÓN

Acerca de la financiación, el estudio concluye que la Conselleria de Educación de la Generalitat cuenta ahora con el mismo presupuesto que en 2010, pese a tener 150.000 alumnos más; y si bien el gasto en becas no universitarias ha pasado en diez años del 0,53% al 2,38% del total de gasto educativo, todavía hay "déficits de cobertura", porque el alumnado becado es la mitad del que se encuentra en riesgo de pobreza.

En este aspecto, Coll ha considerado que se debe ver "la bajada demográfica como oportunidad para incrementar el gasto por alumno" para poner los recursos al servicio de la compensación y la lucha contra las desigualdades.

VISIÓN DEL APRENDIZAJE

Según el coautor del estudio, la visión del aprendizaje de Catalunya en 2021 está "muy alejada de lo que significa aprender en el momento actual, en una sociedad de la información y el conocimiento con un contexto global y local del siglo XXI".

Por ejemplo, ha criticado que la concepción educativa se centre en la escuela, que los currículums sean demasiado "amplios, sobrecargados y sobredimensionados", a la par que rígidos.

Además ha deplorado que el uso de las TIC sea "poco y pobre" y que la innovación educativa no sea sistémica y esté desconectada de la investigación, para que deje de emitir simples propuestas y pase a ser una auténtica cultura en el ámbito educativo.

CONCLUSIONES

Por todo ello, han pedido una política de inversión y recursos ajustados a las necesidades, especialmente del alumnado desfavorecido; la creación de plazas de formación profesional y de parvulario en zonas vulnerables; currículums competenciales; y el impulso de la innovación.

"No va de pequeñas medidas. No saldremos de este estancamiento si no hay reformas profundas, y no las hemos visto, excepto en nuevas herramientas contra la segregación que se deben desplegar", ha dicho Palacín.