El Govern advierte a los distribuidores de frutas y hortalizas de que inspeccionará el etiquetado

Elisabeth Abad y Ramon Alturo
GENERALITAT
Publicado 16/10/2018 15:48:07CET

La directora de Consumo señala que el objetivo no es sancionar y ASAJA ve las multas importantes

LLEIDA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat ha advertido a los distribuidores de frutas y hortalizas de que tienen etiquetar correctamente los productos, que inspeccionará y en caso de no hacerlo, pueden ser sancionados con entre 100 y 10.000 euros en 2019.

Los ha explicado este martes la directora de la Agencia Catalana del Consumo (ACC), Elisabeth Abad, que ha presentado en rueda de prensa en Lleida la campaña '¿Qué hay que saber sobre el etiquetado de las frutas y hortalizas frescas?'.

Acompañada del director de los Servicios Territoriales de la Conselleria de Empresa y Conocimiento del Govern en Lleida, Ramon Alturo, Abad ha asegurado que el objetivo de la ACC no es sancionar sino explicar a la distribución y a los consumidores las exigencias de la normativa.

A partir de este martes se distribuirán por las tiendas y puestos de los mercados dedicados a la venta de frutas y hortalizas frescas de Catalunya 40.000 folletos informativos explicando los datos mínimos que deben contener obligatoriamente las etiquetas.

Abad ha recordado que la etiqueta tiene que recoger la denominación comercial del producto, el precio por unidad de medida, la zona de origen y, en los casos en que la normativa especifica lo establezca, también la variedad, la categoría y el calibre.

SEGUNDA FASE SANCIONADORA

A partir del 15 de noviembre, la Agencia iniciará una campaña de inspección, con una primera fase informativa, y a partir de 2019 comenzará la segunda fase, que será sancionadora.

El presidente de la organización agraria ASAJA en Lleida, Pere Roqué --que ha asistido a la presentación--, ha valorado positivamente la campaña, de la que ha dicho que es una reclamación del sector y ha considerado que sí son importantes las sanciones, y que en las inspecciones, además de la etiqueta, se tenga en cuenta la calidad.

"Si se están vendiendo frutas que están podridas, digo yo que se tendrá que sancionar. En las inspecciones se tienen que fijar si la fruta dulce está a la venta tal y como la vendemos los agricultores", ha dicho Roqué en declaraciones a los medios de comunicación.