El Gremi d'Hotels de Barcelona pide recuperar el equilibrio entre el turismo de negocio y el de ocio

Publicado 07/03/2019 13:03:59CET

Achaca parte del descenso de los visitantes de negocios a la marcha de empresas de Catalunya

BARCELONA, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gremi d'Hotels de Barcelona, Jordi Clos, ha avisado este jueves de que el equilibrio entre el turismo de negocio y el de ocio en la ciudad se ha roto, con un descenso de los visitantes por negocios progresivo desde 2014, y ha pedido trabajar para recuperar una proporción cercana al 50% de turismo de negocio y al 50% del de ocio.

Ha detallado en rueda de prensa que el de negocios representaba la mitad del turismo en la ciudad, pero que en 2014 pasó a representar el 40% del total --con el 60%, de ocio--, y en 2015, al 35%, hasta que en 2017 cayó al 30%, algo que se mantuvo en 2018, con una proporción del 30% del turismo de negocios y del 70% del de ocio.

El presidente del gremio ha resaltado que el turismo de negocio tiene ventajas sobre el de ocio --como en el consumo y en la descentralización de lugares de visita--, por lo que ha insistido en la necesidad de buscar estrategias y "luchar para recuperar" el equilibrio entre ambas modalidades de visitantes --que no ha implicado un descenso del global de turistas--.

Ha resaltado que el descenso del turismo de negocio --compensando por el aumento del de ocio-- no se debe tanto a la celebración de grandes eventos y congresos --ha elogiado la gestión de Fira de Barcelona y ha aplaudido su futura ampliación--, sino a la caída de reuniones de empresa, algo que ha vinculado a la "salida de 6.000 empresas de Catalunya".

Clos ha dicho que esta no es la única causa pero que ha influido, y ha citado casos de reuniones y eventos que se han perdido en la ciudad, como la presentación internacional de un coche que finalmente se hizo en Madrid y un congreso nacional de medicina estética que se celebró en Málaga tras años de hacerlo en la capital catalana por temor a coincidir con manifestaciones, según él.

VUELTA DE CABIFY

Preguntado por el hecho de que Cabify vuelva a operar en la ciudad tras haber cambiado su modelo para esquivar el decreto del Govern, Clos ha señalado que, si la empresa opera de forma legal y es admitida por los sectores económicos de la ciudad --incluido el taxi--, se trata de una "buena noticia", porque los barceloneses y los turistas dispondrán de un servicio adicional.

Prevén una "desaceleración del crecimiento de la actividad turística" --con aumentos pero menos pronunciados que en los últimos años--, y Clos ha señalado que, dado que no auguran crecer en cantidad de turistas, quieren hacerlo en su calidad, para lo que cree que se debe potenciar la marca Barcelona y mejorar áreas como la cultura y la seguridad, además de promover este turismo de negocios.

En el ámbito de la cultura, ha citado el proyecto del Hermitage, que atraería a visitantes de calidad y generaría un impacto mediático muy positivo, según él, que no ve tan complicado que abra una delegación en la ciudad y que considera que promover la cultura sólo requiere creer en ella y un presupuesto "que tal vez se debería destinar a esto" en lugar de a otras áreas.

"TRAMPAS AL SOLITARIO" CON PISOS ILEGALES

También ve imprescindible para mejorar la calidad del turismo erradicar los alojamientos ilegales, y ha celebrado que el Ayuntamiento haya promovido el cierre de pisos turísticos sin licencia, aunque se han hecho "trampas al solitario": en 2016 había 4.000 ilegales y 5.800 pisos compartidos alegales, y en 2018 había 170 ilegales pero 9.500 compartidos, por lo que cree que los ilegales han pasado a ofrecerse de este modo.

Ha recordado que compartir la vivienda habitual no está regulado, por lo que "se han trasladado pisos que antes eran ilegales a una situación alegal", y ha defendido la importancia de que se legisle este asunto y se promueva un reglamento y la capacidad de inspección necesaria para controlar esta modalidad de alojamiento.

PERSPECTIVAS OPTIMISTAS

Ha recordado que los primeros seis meses de 2018 fueron "muy malos" pero que en septiembre se empezó a mejorar, con una tendencia positiva que se ha mantenido este inicio de año: en enero hubo una ocupación del 66% --un 6% más que en enero de 2018 y con un precio medio por habitación de 3,5 euros superior--, y en febrero fue del 76% --un 4% más, con un precio similar--.

Preguntado por este cambio de tendencia, ha defendido que Barcelona es fuerte y se recupera --la ha comparado con un atleta ganador de medallas de oro que se pone enfermo, pero después vuelve--, y ha añadido: "Hubo el atentado, actos vandálicos a autobuses y hoteles, huelgas y el proceso político", pero Barcelona es muy potente y acumula síntomas de recuperación.

Contador