El grupo de traficantes de droga y armas establecido en Badalona generaba medio millón al mes

Actualizado 05/12/2019 15:45:39 CET
Objetos requisados por los Mossos d'Esquadra en Badalona
Objetos requisados por los Mossos d'Esquadra en Badalona - EUROPA PRESS

El jefe de la DIC tacha de "bochornoso" que bancos no alertaran ante un posible caso de blanqueo

BARCELONA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El grupo criminal dedicado al tráfico de drogas y armas establecido principalmente en Badalona (Barcelona), y contra el que los Mossos d'Esquadra desplegaron un macrooperativo el viernes, tenía un volumen de negocio de medio millón de euros mensuales, ha explicado este jueves el intendente jefe de la División de Investigación Criminal (DIC), Antoni Rodríguez, en una rueda de prensa en la comisaría de Badalona.

En el dispositivo, los Mossos decomisaron un total de 1.413.000 euros en efectivo, joyas y dispositivos electrónicos, 59 kilos de cocaína y 17 de marihuana además de 121 plantas, y también incautaron un revólver, una pistola, tres escopetas, una carabina, una pistola de aire comprimido y cuatro armas falsas junto a una gran cantidad de munición.

De los 28 detenidos en el dispositivo, 11 han entrado en prisión provisional, y Rodríguez ha explicado que dan por desmantelada la organización, una de las mayores de la zona en cuanto al volumen de negocio, y ha afirmado que si quieren retomar la actividad no podrán alcanzar el mismo nivel de perfeccionamiento "en un tiempo bastante largo".

La organización se dedicaba al blanqueo de capitales mediante la compra de inmuebles a través de testaferros, con métodos "poco sofisticados y tecnificados" según Rodríguez, pero que en los últimos cinco años han sumado más de 3 millones de euros.

Ha explicado que varios de los implicados en el grupo criminal ingresaron 12.000 euros, de forma fraccionada, en una misma entidad bancaria: "Era evidente que este dinero no prevenía de una actividad lícita. Y no hubo ningún aviso".

Ha lamentado que si las entidades bancarias no cumplen con su deber de avisar a la policía ante indicios de presunto blanqueo de capitales, el trabajo policial es más difícil, y ha tachado de "bochornoso" este caso concreto, aunque ha precisado que investigarlo dependerá del juez instructor.

A raíz del desmantelamiento de la organización, han quedado embargados 14 inmuebles, que Rodríguez ha explicado que quieren destinar a uso social, además de una gran finca en Alella (Barcelona) que pretenden usar para entrenamientos policiales.

Rodríguez ha explicado que "rara vez" encuentran una organización dedicada al narcotráfico que no tenga armas, y que lo diferencial de este caso es que además traficaban con ellas: los Mossos han detectado al menos 15 ventas de armas de fuego a otras organizaciones similares pero más pequeñas.

PERFECCIONAMIENTO

El líder de la organización, con años 40 de experiencia en el narcotráfico y antecedentes policiales, había perfeccionado el funcionamiento hasta crear prácticamente "una estructura empresarial y unos roles perfectamente definidos": La atención del punto de venta del barrio de Sant Roc de Badalona se repartía en tres turnos de trabajo cada día, con horas de entrada y salida fijadas.

Tenían un sueldo de 10 euros por hora y también trabajaban por turnos las personas que se encargaban de la vigilancia del edificio: "Como en una fábrica, exactamente igual", ha señalado Rodríguez.

También ha dicho que uno de los factores que atraía a tantos compradores es la pureza de la cocaína que vendían --podía llegar al 75%, lo que Rodríguez ha calificado de "una pureza elevadísima"-- y el precio a la que la vendían.

Al final del día, sacaban el dinero del edificio donde se vendía la droga y lo guardaban en otro inmueble cercano, y después otra persona lo transportaba a Santa Coloma de Gramenent (Barcelona) que usaban como "caja fuerte".

También en Santa Coloma guardaban la cocaína antes de venderla, y para distribuirla participaban varias personas que se comunicaban en clave: por ejemplo, al decir 'Ir a ver al chavalote' se acercaban a la papelera de un parque público, que servía como punto de intercambio de la droga.