Ibarretxe dice que luchará "hasta el límite" de sus fuerzas para llevar a cabo su plan y no aceptará más "portazos"

Actualizado 17/01/2008 22:15:44 CET

Diversos dirigentes políticos, entre ellos Pasqual Maragall, asisten a la conferencia del lehendakari en Barcelona

BARCELONA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, aseguró hoy que no aceptará un nuevo "portazo" como el que el Congreso dio al 'plan Ibarretxe' en 2005, y llevará a cabo su plan para solucionar el conflicto vasco, que pasa por un referéndum a la sociedad vasca.

"Voy a luchar hasta el límite de mis fuerzas por un acuerdo entre vascos", dijo, y añadió: "Vamos a caminar", levantando el aplauso del Auditorio Axa de Barcelona, que se llenó por completo con más de 700 personas.

En su conferencia 'Ahora más que nunca iniciativa política', que pronunció en Barcelona invitado por las plataformas Pel Dret de Decidir, Sobirania i Progrès y Cercle d'Estudis Sobiranistes, insistió en advertir al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que no aceptará que "aquello que ha estado negociando hace dos meses con ETA se niegue a negociarlo con el presidente legítimo y democrático de la sociedad vasca".

"Que nadie piense que aquel debate se ha perdido para siempre", dijo en alusión al "portazo" que el Congreso dio a la propuesta de reforma del Estatuto vasco que Ibarretxe defendió en 2005. Aquel debate --dijo-- "está más abierto y tiene más actualidad que nunca", y explicó que él mismo le había trasladado a Zapatero que no pensaba "aceptar nunca que sea ETA la que dé permiso" para que ambos mandatarios dialoguen.

Aseguró que su propuesta de solución al conflicto vasco, que pasa por una consulta a la sociedad de Euskadi, es "una decisión firme" y "no un envalentonamiento pasajero", y se mostró convencido de que "2008 va a ser un año trascendente para decirle a ETA que sobra, y a la sociedad vasca que empieza a caminar", definiendo así "el futuro de Euskadi para los próximos 20 años".

"No se puede construir un país con el 51% y contra el 49%, pero tampoco el 49% puede impedir por sí solo los proyectos del 51%", avisó. Admitió que Euskadi vive "tiempos complicados" en que "es muy difícil decir que estás en contra de ETA y defender los derechos humanos de todas las personas, también para las privadas de libertad".

"Hoy es difícil estar en contra de ETA y trasladar que la ilegalización de las ideas y la ley de partidos no nos alejan de la paz", dijo, y añadió: "Se puede estar en contra de ésta sin que se tengan que asumir todas las políticas que se consideran erróneas".

Ibarretxe lamentó que "hasta ahora ha sido ETA la que ha abierto como una llave la luz de la esperanza en la socieddad vasca" iniciando procesos de negociación por el derecho a decidir. "Me niego a que nunca más sea ETA la que abra y cierre esa luz cuando le dé la gana", advirtió, levantando la ovación de la sala. "La llave de la solución" al conflicto "la debe tener la sociedad vasca", insistió.

En esta solución, avisó al futuro Gobierno central que no se trata de otorgar a Euskadi "más fondo competencial, sino más fondo político", para que tenga "verdadera capacidad de decisión". En este marco situó su consulta a la socieddad vasca, prevista para el 25 de octubre de este año, y de la que dijo que servirá para "decirle a ETA que pare y dar un mandato a los partidos para sentarse a negociar un acuedo político en un plazo determinado".

Ibarretxe, que empezó su discurso en catalán e introdujo entre sus muchas citas versos del poeta catalán Miquel Martí i Pol y del cantautor valenciano Raimon, pronunció una conferencia en que repasó brevemente los orígenes históricos del autogobierno vasco y los momentos más relevantes de la historia política vasca durante la reciente etapa democrática, culminando en su propuesta de para la resolución del conflicto vasco.

Varios representantes políticos asistieron a la conferencia de esta tarde, a la que no se invitó a los partidos, sino a algunos de sus dirigentes de forma personal. Entre los de CiU y ERC, destacaba también el ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall, que asistió en primera fila y salió del auditorio el primero justo cuando acabó la conferencia y el público empezó a corear la consigna independentista 'In-Inde-Independència'.

De CiU, acudieron a escuchar a Ibarretxe el secretario general adjunto de CDC, Felip Puig; el portavoz parlamentario de CiU, Oriol Pujol, y el diputado en el Parlament e impulsor de la refundación del catalanismo, Francesc Homs.

Entre los miembros de ERC se contaban el candidato a las generales, Joan Ridao; el portavoz en el Congreso, Joan Tardà, y el impulsor de la corriente crítica Esquerra Independentista Uriel Bertran.