Manuel Valls a Collboni: "No tiene otra opción" que pactar con él en Barcelona

26M.- Valls Avisa A Collboni: "No Tiene Otra Opción" Que Pactar Con Él En Barcelona
EUROPA PRESS
Publicado 11/05/2019 10:04:35CET

   Cree que no se repetirá el 28A: "Aquí Vox no es el problema, es el separatismo"

   BARCELONA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

   El candidato de BCN Canvi-Cs a la Alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, ha avisado al alcaldable del PSC, Jaume Collboni, de que "no tiene otra opción" que pactar con él tras las elecciones municipales.

   En una entrevista de Europa Press, ha insistido en tender la mano al PSC para gobernar, pero ha criticado la "ambigüedad" del alcaldable socialista porque todavía no aclarado sus preferencias para pactar en la ciudad.

   El exprimer ministro francés ha sostenido que no se puede pactar ni con los partidos independentistas ni con la actual alcaldesa, Ada Colau, ya que los ve responsables de la situación actual de Barcelona, y ha alertado de que una alianza entre ellos "representaría un desastre para la ciudad; no es para dar miedo, es la realidad".

   Ha recriminado a Collboni que hable de pactos de izquierdas para el consistorio, porque dice que Barcelona no es cuestión de partidos y que el debate no va de izquierda o derecha: "Eso no vale nada. ¿Qué es un pacto de izquierdas? ¿Con la CUP? ¿Con los independentistas de ERC? ¿Con los populistas de Colau?", y ha confiado en que su lista y la del PSC puedan sumar.

EL PSC NO ES "CAMBIO DE VERDAD"

   Para él, el PSC no es el enemigo, y ha recordado que tanto él como su número dos, Celestino Corbacho, vienen de la familia política socialista: "Pero hay una diferencia: nosotros podemos hablar del cambio, del cambio de verdad", pero no el PSC porque Collboni estuvo en el Gobierno de Colau.

   Valls ha resaltado que BComú expulsó al PSC de su ejecutivo tras decidirlo sus bases, no por discrepancias en la gestión, sino porque los socialistas apoyaron aplicar el artículo 155 de la Constitución: "Él esperó a que las bases de los comuns decidieran su destino. Si quieres ser un alcalde líder, presentar un liderazgo, no esperas".

   "No podemos inventar el futuro y resolver los retos de Barcelona con las propuestas del pasado", según el alcaldable, que ha insistido en que su candidatura se presenta como alternativa y representa la fuerza del cambio y el futuro, ante candidatos que representan la mala gestión y el pasado, dice.

   También ha advertido de que el debate en la ciudad no es entre Colau y el candidato de ERC, Ernest Maragall, porque cree que van a pactar: "El debate es entre ellos dos y nosotros", y ha subrayado que Barcelona necesita un cambio y un alcalde que gestione y garantice una ciudad segura, bien gestionada y abierta.

   Así, plantea los comicios como una elección entre el modelo de ciudad centrado en garantizar la seguridad que él propone o el "proyecto que ha fracasado de Ada Colau", y entre una Barcelona catalana, española y europea, como quiere Valls, o el independentismo de Maragall, que considera el pasado.

   Ha pedido una gran movilización electoral en las municipales y está convencido de que no se repetirán los resultados de las generales --en Barcelona ganó ERC seguida de cerca del PSC-- porque cree que son dos elecciones diferentes y que el 28 de abril muchos votantes se decantaron por el miedo a la extrema derecha, pero matiza de cara al 26M: "Aquí Vox no es el problema, es el separatismo".

EL ALCALDE "NO PUEDE SER ACTIVISTA"

   Sobre si apoyaría un salario mínimo en la ciudad, ha explicado que lo que a él le interesa es que haya uno para toda Europa, y sobre el debate de rebajar sueldos de los concejales, lo ha enmarcado en la demagogia: "La demagogia y el populismo llevan a la desconfianza respecto a la política".

   Preguntado por el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca y el intento de cerrarlo por parte del Ayuntamiento, ha replicado que un alcalde debe centrarse en asuntos como la vivienda, el transporte público, infraestructuras y sostenibilidad: "Eso es ser alcalde de Barcelona, y no abrir debates absurdos o que no son de su responsabilidad, para esconder su fracaso".

   "El alcalde de Barcelona no puede ser activista del populismo o del separatismo" ni hacer de la ciudad un palanca para el proceso independentista, sino ejercer un liderazgo y de embajador de la ciudad para representarla y para pactar con el resto de administraciones, ha defendido.

Contador

Para leer más