La nueva Sala Beckett en Poblenou mantendrá la apariencia de la antigua fábrica y estará lista en 2015

Maquetaen la presentación de la nueva sede de la Sala Beckett
EUROPA PRESS
Actualizado 02/07/2015 18:43:29 CET

BARCELONA, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fundació Sala Beckett/Obrador Internacional de Dramatúrgia ha firmado un convenio de colaboración con L'Institut de Cultura de Barcelona (Icub) que pondrá en marcha las obras de remodelación del edificio de la antigua 'Cooperativa Pau i Justícia de Poblenou', como futura sede teatral de la Sala Beckett, que estará lista a finales de 2015.

El presupuesto de dos millones aportado por el Ayuntamiento de Barcelona se eleva a los 2.900.000 euros que costarán las obras --tres millones y medio incluyendo el IVA--, gracias a una colaboración extra del Consorcio de Cultura.

El teniente de alcalde de Cultura, Conocimiento, Creativitad y Innovación del ayuntamiento, Jaume Ciurana, ha valorado este martes en rueda de prensa la aportación pública como un reconocimiento público de la labor de creación de la Sala Beckett, que se incluirá en el Programa Fàbriques de Creació de l'Icub.

Toni Casares, director de la Sala Beckett, se ha mostrado "pletórico por la complicidad y comprensión del ayuntamiento ante el momento trascendental que vive la dramaturgia catalana", en referencia a los nuevos autores que han convertido Barcelona en lo que ha considerado como un referente mundial.

"En Europa los dramaturgos catalanes están solicitadísimos, y en América los empiezan a conocer", ha defendido Casares.

UN ESPACIO HISTÓRICO

La nueva sede permitirá a la Beckett unificar sus funciones de exhibición, formación y administración, con total libertad para programar horarios con actividades simultáneas gracias al aislamiento auditivo de las salas, y entendiendo el edificio como "una espacio doméstico" donde las diferentes actividades se retroalimenten.

El director ha asegurado que no quieren "deshumanizar" la antigua fabrica, un edificio histórico cuya estética se mantendrá como una prioridad para el estudio arquitectónico Flores & Prats, que incluirá salas de ensayo, talleres y un restaurante.

"¡No asustaremos los fantasmas que hay en esta casa, que se queden!", ha bromeado Casares en referencia a su voluntad de mantener el espíritu y la estética de la histórica cooperativa.

La última semana de octubre se iniciarán las obras del edificio que adquirió el ayuntamiento y cedió a la Sala Beckett para sustituir su sede de Gràcia, donde vieron amenazada la continuidad de su contrato de alquiler por el nuevo propietario, la inmobiliaria Núñez y Navarro, hace casi diez años.