Actualizado 12/04/2007 22:10 CET

Portabella (ERC) defiende un turismo que no entre en colisión con los barceloneses

BARCELONA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El segundo teniente de alcalde y candidato de ERC a la Alcaldía de Barcelona, Jordi Portabella, invitó hoy al sector turístico a promover un turismo cultural y de calidad para que no entre en colisión con los barceloneses. "Queremos una única Barcelona, no existe la Barcelona de los autóctonos y la de los turistas", señaló.

En el marco de una conferencia sobre el futuro del turismo en Barcelona, abogó por "profundizar en la colaboración" de las distintas realidades turísticas y entre los agentes sociales y económicos para "promover una ciudad eminentemente para vivir, gestionando los beneficios positivos y negativos que genera el turismo urbano".

"Hemos hecho una única Barcelona, tenemos 10 pernoctaciones pero también tenemos 10 millones de visitas en nuestras bibliotecas", aseguró Portabella, quien reivindicó una "Barcelona internacional, europea, mediterránea y catalana".

Defendió la necesidad de orientar la actuación municipal en "potenciar el impacto económico del turismo, mantener la imagen internacional de Barcelona, favorecer la accesibilidad del turismo a la ciudad" y "fomentar la convivencia entre vecinos y turistas", así como "preservar los valores culturales de la ciudad".

TURISMO CULTURAL Y DE CALIDAD.

En este sentido, abogó por promover el turismo cultural, basado en "los elementos identitarios de la ciudad, como la lengua catalana, su capitalidad, el patrimonio arquitectónico característico o la gastronomía catalana".

Portabella reconoció que "los requisitos turísticos y su relación con la identidad cultural local y las necesidades de la población autóctona han generado, en algunos casos, tensiones en las destinaciones".

Según el dirigente nacionalista, "el turismo competitivo de alta calidad debe respetar la capacidad de acogida de sus ámbitos naturales y culturales".

NUEVAS FÓRMULAS DE MECENAZGO PARA RELANZAR LA CULTURA.

En ciertas zonas de la costa catalana y en islas del sur de Europa "ciertos complejos turísticos y determinadas ciudades han sufrido los efectos negativos del desarrollo turístico que supera su capacidad de acogida", sentenció Portabella.

El segundo teniente de alcalde abogó por potenciar nuevas fórmulas de mecenazgo a través de la implicación del sector hotelero para "dar salida a los movimientos culturales emergentes" y hacer de éstos un punto de atracción para el turismo.