Actualizado 20/09/2007 23:07 CET

El PP dice que "cumplirá" con la inversión que Catalunya necesite "en cada momento" más allá de porcentajes

Sáenz de Santamaría reprocha a Maragall y los impulsores del Estatut que se negaran a someterlo al TC antes de ir a un referéndum

BARCELONA, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Política Autonómica del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró hoy que si su partido llega a gobernar en la próxima legislatura "hará en Catalunya la inversión que Catalunya necesite" en cada momento, "sea cual sea el porcentaje: el 18%, el 20 o el 30".

A preguntas de los periodistas, Sáenz esquivó responder si el PP cumplirá, en caso de gobernar, el acuerdo alcanzado por el ministro de Economía, Pedro Solbes, y el conseller de Economía, Antoni Castells, que define el método de cálculo de las inversiones en infraestructuras catalanas para los próximos siete años, pero insistió en que el PP "cumplirá con sus compromisos" de invertir en Catalunya "lo que necesite en cada momento".

"No necesitamos de ningún mandato para seguir cumpliendo en Catalunya con la necesidad de los ciudadanos de Catalunya, en cada momento la que sea. Hay que atender las necesidades de todos teniendo muy en cuenta el momento de cada uno y las necesidades específicas de cada uno", afirmó.

Sáenz hizo notar también que la disposición adicional tercera del Estatut --que establece un nivel de inversión en Catalunya del 18,8% para los próximos siete años-- está "pendiente de que se resuelva el recurso en el Tribunal Constitucional".

Puntualizó que "el PP, aun a reserva de su constitucionalidad, cumple las leyes", pero insistió en que "más allá de de los siete años de cláusula", los populares se plantean "un compromiso con las necesidades de Catalunya", y recordó que en los años de Gobierno del PP la inversión en esta comunidad "se multiplicó en un 400%".

"Sin necesidad de Estatuto y sin tantos 'dimes y diretes', el PP invirtió un 18% en Catalunya cuando gobernaba", dijo, y se remitió a un informe financiero de la misma Generalitat que "reconoce que el mejor año de inversión para Catalunya desde 2001 fue 2003, año en que la inversión fue 3 puntos superior a la del PSOE en 2007".

Sáenz de Santamaría preguntó a Solbes "qué cantidad hubiera estado dispuesto a invertir" en Catalunya si este año no hubiera "una especie de precampaña electoral", alegando que el año pasado, sin precampaña, "invirtió otra cifra".

La responsable autonómica del PP denunció así que el año pasado, cuando se acordó una inversión en base a otro sistema de cálculo, "alguien engañó a alguien, o alguien engañó a todos los catalanes" cuando dijo que era el sistema correcto.

La dirigente del PP reclamó también a Solbes que especifique "qué cantidad" de la inversión prevista se va a "ejecutar realmente", argumentando que, según el mismo informe mecionado anteriormente, Catalunya es "la tercera comunidad en la que menos cifra de presupuesto se ha llegado a ejecutar" en la etapa socialista, "sólo antes que Baleares y el País Vasco".

Sáenz abogó por un sistema de territorialización de la inversión que "tenga muy presente las necesidades" de cada comunidad "en cada momento y cada año" y las atienda "tratando de garantizar la igualdad de todos", lo que conllevará --admitió-- que "en algunos momentos algunos reciban más por determinadas circunstancias".

"DE ACUERDO CON MARAGALL".

La responsable autonómica del PP, que está en Barcelona para trabajar en las aportaciones catalanas al programa electoral del PP a las generales, se refirió también a las palabras del ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall cuando ayer insistió en que Catalunya se ha "metido en un lío" con la reforma del Estatut.

"Nunca pensé que pudiera estar de acuerdo en algo con Maragall, aunque ayer comprobé que sí", apuntó irónicamente, y consideró que "otro gallo hubiera cantado si se hubiera aceptado la petición del PP para que el Tribunal Constitucional se pronunciara sobre el Estatut antes de someterlo a referéndum".

Sáenz reclamó al presidente de la Generalitat, José Montilla, que "reconozca ahora que se perdió mucho tiempo" en Catalunya con esta reforma, al centrar el debate "en problemas competenciales que no interesan a la gente".

Sobre la advertencia de Maragall de que si el TC modifica el Estatut debería someterse de nuevo a referéndum, Sáenz señaló que "eso no está previsto en las leyes", pero consideró que son "los que impulsaron la reforma" los que "tendrán que sacar sus consecuencias". "Será responsabilidad de quien lo ha promovido y quien se ha opuesto a que el Estatut fuera a las urnas teniendo ya claro hasta dónde era constitucional", advirtió.

Sánez señaló que, "hoy, hasta el principal impulsor del Estatut --Maragall-- expresa dudas sobre su constitucionalidad", cuando dice temer una sentencia negativa del TC, y destacó que no existe otro estatuto reformado "con tantos recursos, no sólo del PP, sino de otras comunidades, entre ellas algunas gobernadas por el PSOE".

Consideró que "lo mejor es que el TC se pronuncie cuanto antes" para determinar la constitucionalidad del texto, y reprochó a los impulsores del Estatut que "vendieran una solución para 30 años que no duró ni 30 días", ya que la norma "no ha generado ningún clima de entendimiento entre el Estado y la Generalitat, aun siendo gobernados por el mismo partido".

La dirigente del PP insistió también en las diferencias entre el estatuto catalán y el andaluz, y preguntó a "la Generalitat, al PSC ERC o a CiU si estarían dispuestos a suscribir palabra por palabra un estatuto como el de Andalucía", argumentando que "ni en el espíritu, ni en la esencia, ni en la letra pequeña se puede decir que sean lo mismo".

CRITICA QUE CIU SE "ENTRETENGA" EN ESENCIAS.

Por último, Sáenz evitó también responder si la crisis interna de CiU y la propuesta de CDC para refundar el catalanismo hace a la federación menos atractiva como socia en un eventual futuro gobierno. No obstante, criticó que CDC se haya "replegado sobre sí mismo para preguntarse lo que es, de dónde viene, lo que quiere ser, en lugar de dedicarse a ofrecer a los ciudadanos lo que necesitan".

Sáenz aseguró que le "preocupa" esta actitud de CiU, pero señaló que "serán los catalanes los que juzguen la situación de CiU y sus posibles derivas y este entretenimiento en el que se dedican, a escasas fechas de la campaña electoral, a replantearse su propia esencia, su propia naturaleza y sus relaciones internas". "Todo el mundo sabe dónde está el PP", añadió.