Actualizado 26/04/2007 16:25 CET

La Rambla empieza su andadura para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

BARCELONA, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

"Cualquier persona del mundo que haya estado en Barcelona siente un poco suya la Rambla", manifestó hoy Carles Martí, responsable del distrito de Ciutat Vella y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona. Con esta declaración, Martí expresaba el "interés" y la voluntad del Ayuntamiento de hacer de este paseo "el mejor del mundo" al participar en la presentación de la candidatura de la Rambla a ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Esta iniciativa nació en febrero de este año de la mano de la Asociación de Amigos de la Rambla, creada en 1960. El presidente de dicha asociación, Ramón Lamazares, explicó que los objetivos son "la defensa de nuestros signos de identidad de la Rambla" así como las "particularidades" que presenta.

Con este fin se ha creado una Comisión dentro de la asociación, de entre seis y diez personas que representan muchos colectivos, que será la encargada de elaborar un dossier con todo el contenido del trabajo sobre la candidatura.

El primer paso es que la Rambla se inscriba en la lista del Patrimonio Inmaterial, dentro de la Convención para la Aprobación del Patrimonio Mundial. Se prevé que la decisión final pueda darse a finales de 2009 y, según Lamazares, "como muy tarde en 2010, cuando la Asociación cumple 50 años".

Respecto a los cambios que podría suponer este reconocimiento, el concejal de Ciutat Vella señaló que se han de dar "unos mecanismos en el futuro para dar sostenibilidad a la Rambla, fijando unos estándares de calidad muy altos". Del mismo modo, Lamazares remarcó que buscar el equilibrio no es fácil en "una ciudad que enamora a todo el que viene".

Esto no implicaría una aplicación más estricta de la ordenanza municipal sobre el incivismo ya que, según Martí, "se aplica con los mismos criterios por toda la ciudad" y lo que se busca es que "aquello que las ordenanzas tratan de evitar no pase en la Rambla".

La especial relación existente entre este paseo y los ciudadanos de Barcelona, y la que se establece con los más de siete millones de turistas que visitan la ciudad cada año, hacen de la Rambla una vía muy singular. Por este motivo, Martí expresó que ha de ser un "espacio de todos, un gran ágora y fórum", a la vez que sería "un honor para la Humanidad".

El presidente de la asociación quiso dejar claro que si no se consigue, "no lo consideraríamos un fracaso, pero tenemos muchas posibilidades y vamos a ganar".