Sergi Belbel dirige a Emma Vilarasau y Mercè Sampietro en el clásico 'Fedra' en el Romea

Publicado 26/01/2015 4:19:49CET
Elenco de 'Fedra' con el director Sergi Belbel
EUROPA PRESS

BARCELONA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El director teatral Sergi Belbel dirige a Emma Vilarasau y Mercè Sampietro en el clásico 'Fedra', de Jean Racine, en una versión traducida por él mismo y que es la segunda producción del Teatre Romea de Barcelona, que podrá verse desde este lunes y hasta el 15 de marzo.

En el clásico, Fedra, enamorada de su hijastro Hipólito y animada por su confidente, Enona, confiesa su pasión; después, herida por el rechazo de Hipólito, ella no puede esconder sus sentimientos ante su esposo, el rey de Atenas Teseo, lo que le lleva a una espiral de autodestrucción.

En rueda de prensa recientemente, Emma Vilarasau explicó que fue su papel en la obra 'Barcelona' en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) --donde recitaba un fragmento de 'Fedra' en francés--, cuando decidió leer el texto completo y pensó que le gustaría llevarla a escena: "No es lo más comercial del mundo, pero esperemos que llegue a la gente".

DEBUT EN VERSO

"No había hecho nunca obra en verso, y menos con esta potencia en la que las palabras son la emoción y el sentimiento", confesó la actriz, y añadió que esta obra es significativa también en un momento en el que la palabra está muy desprestigiada y se habla tan mal, y casi no se entienden los mensajes de WhatsApp.

"La belleza es diferente a cualquier cosa que haya podido hacer antes", apostilló Vilarasau, para quien la obra habla mucho de deseo pero en mayores dosis de culpa.

Ha lamentado que cuando la culpa se apodera de una persona "puede llegar a matarla", por lo que es uno de los sentimientos más odiosos que llena actualmente las consultas de los psiquiatras por deseos sexuales incontrolados.

Por su parte, Mercè Sampietro ha agradecido su papel a Racine --por haberle dado una nueva dimensión respecto a la tragedia clásica--, y aseguró que tampoco había trabajado en verso.

PRIMERA INCURSIÓN, A LOS 22 AÑOS

"Todo nace en 'Barcelona', yo daría las gracias también a Pere Riera porque todo nace allí", dijo Belbel, ya que se ofreció a hacerle la corrección fonética a Vilarasau para aquella obra, lo que les condujo a llevar 'Fedra' a escena, donde también forman parte del reparto Lluís Soler, Jordi Banacolocha, Xavier Ripoll, Queralt Casasayas y Gemma Martínez.

"La monté y traduje con 22 años en la Autònoma en el año 1985 porque ya me apasionaba", comentó Belbel sobre su primer acercamiento a este texto, que 30 años después ha retomado respetando solamente un verso de su traducción juvenil.

Para Belbel, 'Fedra' "es un monumento teatral a la palabra dicha y encarnada" porque Racine hizo los versos lo más comprensibles posible, y aún así Belbel ha necesitado seis meses íntegros para traducirla.

Lamentó que "cualquier traducción de un monumento literario es una pérdida", aunque ha buscado que el resultado sea un equilibrio muy frágil entre la emoción y la dicción.

UN CORAZÓN LATIENDO

Ha ejemplificado que los versos de Racine son como un corazón latiendo, con una palabra que llega, física y que penetra en la piel y se materializa, aseguró, ya que la obra versa sobre el deseo ilícito, del amor no correspondido y prohibido, y tras la cual Racine dejó de escribir: "Esta obra es una cumbre del teatro clásico francés y todos los que abordan esta obra lo saben".

Belbel advirtió de que Racine coge la tragedia clásica de Eurípides 'Hipólito', y a partir de ésta le da un nuevo protagonismo a Fedra, con la que se sentía más identificada, e introduce variantes "interesantes", como Enona, un personaje determinante porque es la que lleva realmente la acción, como si Fedra fuera solamente un sujeto pasivo.