TMB detecta amianto en un tren de la L1 de Metro pero afirma que no hay "ningún riesgo"

Metro de Barcelona, estación Plaça Espanya (Archivo)
Europa Press - Archivo
Actualizado 16/10/2018 21:36:55 CET

No le constan casos de empleados enfermos por posible exposición a amianto

BARCELONA, 16 (EUROPA PRESS)

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha detectado un derivado del amianto en un porcentaje del 5%-10% en la pintura de un tren de la serie 4000 en la Línea 1 del Metro, pero ha afirmado que "no hay ningún riesgo para las personas" porque las mediciones en el ambiente dan resultado negativo en todas las estaciones y dependencias.

En un comunicado, asegura que "desde hace tiempo" hace un inventario exhaustivo de elementos con amianto en cualquier espacio o vehículo de la red de Metro, lo que implica que se auditan trenes de los años 80, cuando los materiales con amianto se usaban en España legalmente en todo tipo de construcción.

Es el primer tren en que han detectado crisótilo (un derivado del amianto que no desprende fibras) tras mediciones en cuatro trenes similares con resultado negativo, y se ha encontrado en la pintura bituminosa antisonora, que está en zonas "fuera de las cabinas de pasaje y de conducción": bajo el bastidor y revistiendo la estructura interior de la caja del tren.

Por eso se han suspendido los trabajos de mantenimiento que pueden alterar o degradar el material bituminoso, en este tren y en los de la misma generación pendientes de analizar, estudio que "se acelerará al máximo".

TMB asegura que un tren que tenga pintura bituminosa con crisótilo no deberán retirarse del servicio "más allá del tiempo necesario para el correcto marcaje" porque no son un peligro para su funcionamiento ni mantenimiento.

SEGUIMIENTO DESDE LOS AÑOS 80

Y constata que "no se ha detectado presencia de amianto que suponga un riesgo para la salud de las personas" en todas las mediciones ambientales en los talleres, trenes y resto de la red desde que en 2006 entró en vigor el Real Decreto de trabajos con riesgo de amianto.

TMB sostiene que las condiciones de seguridad en la red son totales, y que hace seguimiento de la presencia de amianto desde los años 80: ha constatado que está "principalmente" en forma de planchas de fibrocemento usadas como cubierta en la construcción de edificios y dependencias, y que este material no desprende fibras si no se manipula.

Por tanto, se han retirado elementos de construcción con algún contenido de amianto, "por ejemplo con motivo de obras de reforma de dependencias".

Y los trabajadores que en su vida laboral en el Metro pueden haberse expuesto a fibras de amianto siguen un programa de vigilancia sanitaria como marca el Ministerio de Sanidad: desde que se desarrolla el programa no han diagnosticado entre los participantes "ningún caso" de asbestosis pulmonar, mesotelioma pleural, ni cáncer de pulmón o de mediastino.