El número de mujeres marroquíes en alta laboral como empleadas de hogar en Ceuta aumenta un 52%, superando las 2.000

Publicado 07/09/2019 15:06:07CET

CEUTA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El número de personas afiliadas a la Seguridad Social en Ceuta en el Sistema Especial para Empleados de Hogar superó al cierre de agosto por primera vez las dos mil (2.001) en un sector copado por mujeres marroquíes que cada día acceden a la ciudad autónoma por la frontera del Tarajal para trabajar en domicilios locales.

La cifra ha crecido más de un 52 por ciento desde principios de año, cuando la Delegación del Gobierno impuso controles más restrictivos para impedir la entrada de transfronterizos sin permiso de trabajo o residencia en España.

En el Régimen de Empleadas de Hogar en la localidad española norteafricana el peso relativo de los hombres cotizantes ronda las 50 personas, un 2,5 por ciento, y el de ciudadanos españoles adscritos no pasa del diez por ciento, según los datos publicados por el Ministerio de Trabajo.

En el año 2000 apenas eran 349 los trabajadores afiliados en este Sistema Especial, cifra que creció hasta 716 en 2010. El número cayó hasta 570 en enero de 2012, cuando la Delegación del Gobierno flexibilizó las condiciones de regularización y se consiguió, en un año, llegar a 1.172 en enero de 2013.

El cambio normativo consistió en la incorporación de una excepcionalidad para permitir a los empleadores dar de alta a su trabajadora doméstica sin someterse a que en las listas del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) hubiese o no inscritos para un puesto con ese perfil.

En ese momento, se primó el "vínculo personal basado en una especial relación de confianza que preside, desde su nacimiento la relación laboral entre el titular del hogar familiar y los trabajadores del hogar, que no tiene que estar forzosamente presente en los restantes tipos de relaciones de trabajo".

El porcentaje de transfronterizas que siguen trabajando irregularmente en casas de Ceuta todavía ronda el 50 por ciento. "Aunque no existe un censo oficial, se calcula que en torno a unas 4.000 mujeres marroquíes cruzan a diario la frontera entre Ceuta y Marruecos para realizar un trabajo asalariado, principalmente como empleadas de hogar en un sector feminizado y con una fuerte demanda", advierte Nuria Galán en su tesis doctoral sobre el sector.

De acuerdo con su investigación, "los movimientos migratorios transfronterizos de estas mujeres están motivados por la falta de empleo y de expectativas en su país de origen y por la forma de dar respuesta a las necesidades económicas propias y familiares". Solo aquellas con estudios rechazan el empleo doméstico como una posibilidad laboral rentable y buscan en Ceuta la posibilidad de aprender español confiando en que les sirva para encontrar mejores trabajos.

Contador