Actualizado 22/11/2022 09:48

Consejos de una experta para cuidar la piel atópica en los meses fríos

Archivo - Las bajas temperaturas son un enemigo de las pieles con afecciones cutáneas como la dermatitis atópica
Archivo - Las bajas temperaturas son un enemigo de las pieles con afecciones cutáneas como la dermatitis atópica - SM CONTENT STUDIO - Archivo

   MADRID, 22 Nov. (CHANCE) -

   El frío, que para algunos puede significar una tregua de semanas de temperaturas inusualmente altas para esta época del año, para personas con piel atópica es augurio de meses complicados para la evolución de su enfermedad. Y es que la llegada del frío está asociada a nuevos brotes y a un empeoramiento de los síntomas de afecciones cutáneas como la dermatitis atópica.

   La dermatitis atópica es una enfermedad crónica que, por lo general, comienza en la niñez, y hace que la piel se inflame e irrite, causando mucho picor. Uno de los signos característicos que la diferencian respecto otras enfermedades de la piel son los eczemas, unas lesiones que pueden aparecer en las extremidades (principalmente pliegues) y la cara. Es esta fragilidad de la piel la razón por la cual los climas secos y fríos, los cambios de temperatura, la calefacción o determinadas prendas de abrigo -de lana o fibras sintéticas- suponen un verdadero quebradero de cabeza.

  “Es importante tener en cuenta que el sol, en exposiciones pequeñas y controladas, presenta un efecto protector frente a la dermatitis y disminuye el prurito”, explica Alba Crespo Cruz, dermatóloga y medical advisor de Pierre Fabre Dermocosmética. “Con la llegada del invierno, la exposición solar se ve muy reducida, por lo que es posible que el estado de la piel empeore”.

   Pero si hay algo que los pacientes de enfermedades visibles de la piel -- como es el caso de la dermatitis atópica-- sufren en silencio es el impacto psicológico asociado a los principales síntomas como los picores, el rascado y la aparición de lesiones, llegando a repercutir en el descanso o el rendimiento escolar o laboral.

CONSEJOS PARA CUIDAR LA PIEL ATÓPICA

   Para evitar el empeoramiento en la calidad de vida de estas personas, la experta dermatóloga recomienda llevar un “buen control de la patología” con la idea de “espaciar al máximo los brotes o hacer que sean más leves”.

   Para ello, insiste en procurar un cuidado de la piel con una rutina diaria basada en el uso de productos de higiene adecuados a este tipo de pieles. En este sentido, recomienda “controlar las duchas (no más de cinco minutos) y que se realicen sin esponjas y con agua tibia, empleando geles sin jabón (syndet) o limpiadores a base de aceite que sean respetuosos para la piel" --entre ellos el aceite limpiador emoliente Exomega Control (A-Derma) o el aceite limpiador Xeracalm (Avene), formulados sin jabón--. Al salir de la ducha, aconseja secar la piel con toques suaves y aplicar un emoliente como ‘Exomega Control’ para hidratarla y nutrirla.

Exomega Control de laboratorios A-Derma

  ‘Exomega Control’, de laboratorios A-Derma, es una fórmula natural a base de extracto de semillas de avena Rhealba que calma los picores, reduce las rojeces, nutre la piel y hace que los brotes de irritación sean menos frecuentes. Su textura es perfecta (especialmente para los recién nacidos) porque no es grasa ni pegajosa. Un truquito para que calme aún más el pico es tenerla en la nevera.

   Por otro lado, pide “evitar los tejidos sintéticos y lanas, así como los ambientes de baja humedad” y realizar un “control del estrés emocional”.

   En caso de brote, la experta subraya que, si bien el tratamiento clásico por excelencia es el corticoide tópico (sujeto a prescripción médica), cuando éste no sea suficiente existen “productos dermocosméticos que nos pueden ayudar a cuidar esa piel con eczemas y paliar la sintomatología asociada”.

Xeracalm Bálsamo relipidizante de Eau Thermale

   Entre estos productos destacan, por un lado, el bálsamo restaurador Xeracalm A.D. Bálsamo relipidizante de Eau Thermale, que alivia el picor además de reducir un 50% la sequedad de la piel y mejorar en un 59% la calidad del sueño a partir de los 7 días de uso.

   Su fórmula hecha sin conservantes y sin perfume la convierte en la crema ideal para la piel de bebés, niños y adultos, y basta con aplicar una pequeña cantidad de bálsamo de una a dos veces al día durante, al menos, una semana para notar sus beneficios.

Dexyane Med de Ducray

   Por otro lado, la crema reparadora calmante Dexyane Med (Ducray) es otra excelente opción para tratar los síntomas de la piel con eczemas. Se trata de un producto cuya principal función es reparar, calmar y favorecer la desaparición de las lesiones de eczema en la piel, al tiempo que limita su reaparición.

   Es apto para niños a partir de los tres meses de vida (no para embarazadas ni mujeres en periodo de lactancia) que se puede aplicar solo o en asociación con los dermocorticoides. Se aplica de una a dos veces al día y sus beneficios empiezan a notarse a los tres días de aplicación.

Contador