Actualizado 24/07/2020 7:04:52 +00:00 CET

Esther Doña disfruta de uno de sus grandes apoyos, su perrita

ESTHER DOÑA
ESTHER DOÑA - EUROPA PRESS REPORTAJES

   MADRID, 24 Jul. (CHANCE) -

   No hay duda de que estos meses han sido muy complicados para Esther Doña y es que a sus 42 años ha tenido que hacer frente al fallecimiento de su marido, Carlos Falcó, debido a las consecuencias del Covid-19. Intentando retomar poco a poco su vida, en esta ocasión Esther aprovechó la jornada para pasear de lo más relajada por los alrededores de su domicilio junto a uno de sus mayores apoyos, su perrita.

   Muy tranquila, Esther eligió para la ocasión un look 'total black' deportivo con leggings por debajo de la rodilla, sudadera y gorra que combinó a la perfección con gafas de sol y zapatillas de deporte. Aprovechando el paseo para escuchar algo de música con los auriculares, Esther está retomando poco a poco la normalidad en su vida tras unos meses muy duros.

   Además de la pérdida de su marido, Esther también ha tenido que hacer frente a un cambio de residencia y es que ha pasado de vivir en el palacio El Rincón a mudarse a un piso a la afueras de Madrid. Ajena a los continuos rumores sobre una mala relación con los hijos del que fuera Marqués de Griñón, Esther prefiere mantenerse al margen y centrarse en su nueva vida. Hay que recordar que la muerte de Carlos Falcó dejaba cinco hijos huérfanos, entre ellos a Tamara Falcó y a Xandra, quienes han heredado los negocios de su padre.

Contador