Actualizado 05/05/2021 23:44 CET

¿Qué ocurrió después de la brutal paliza de Rocío Flores a su madre? Te lo contamos

ROCÍO CARRASCO EN EL ENTIERRO DE SU MADRE, ROCÍO JURADO
ROCÍO CARRASCO EN EL ENTIERRO DE SU MADRE, ROCÍO JURADO - EUROPA PRESS REPORTAJES

   MADRID, 5 May. (CHANCE) -

Rocío Carrasco nos ha vuelto a entregar otro episodio de su serie 'Rocío, contar la verdad para seguir viva' y nos hemos vuelto a quedar muy sorprendidos porque cada vez son más los datos que desconocíamos y que se hacen públicos. Después de esa paliza por parte de la hija a la madre, suceden muchas cosas...

   Rocío Flores habla por teléfono con su padre en el coche y este se pone con el chófer y le dice que lleve a su hija al cuartel de la Guardia Civil, pero este se niega. Una vez que la mejor se encuentra en el colegio, Rocío Carrasco: “hablo con el colegio y ya digo que la niña no puede volver a mi casa por lo que ha pasado, Paco me recoge y me lleva al hospital y yo entro pidiendo por favor que no se fuera a saber nada de lo que ahí pasara, que no quería que nada de eso saliese. Y el médico me dice que lo siente mucho pero que tiene que dar parte, que es su obligación".

Rocío ha asegurado que una vez está en el hospital, ella se quiere ir porque no quiere que nada de eso se haga público, ni que le pase nada a su hija: "yo quería irme corriendo del hospital porque tenía miedo de que todo eso trascendiera y de que hubiera prensa. Entonces me dice que no me puedo ir porque tengo un traumatismo y tengo que estar en observación por lo menos unas horas”.

   Pero no fue así, Rocío Carrasco ha desvelado que: “Estuve en ese hospital cinco horas, las imprescindibles, me quería ir a mi casa, no quería que nadie me viera. Esto fue un viernes día 27 y creo recordar que me llaman del cuartel de la guardia civil un 28, lo coge Fidel y el guardia le dice ‘Fidel, coge a rocío y veniros para el cuartel’. Al ocurrir eso, los dos sabíamos que había pasado algo, esa llamada sustituye a que venga la guardia civil a tu casa y te suba en el furgón esposada y te lleve al cuartel. Antes de salir llamo a mi abogado y le digo me pasa esto y me dice que viene, vino una abogada del mismo despacho".

   Lo que ocurre cuando llegan al cuartel es que ven un coche con un paparazzi dentro y Rocío Carrasco avisa al Guardia Civil que estaba en la puerta: "vimos un coche y le decimos a un guardia si habían identificado al coche. Ese coche resultó ser si no de él, de una persona que trabajaría para él en ese momento, como Gustavo González, de su agencia. El que yo tuviera que ir a ese cuartel en esa fecha solamente lo sabía la jueza a la que le habían trasladado la denuncia, los guardias y la otra parte. La jueza le pide a la policía judicial la máxima discreción”.

   A partir de aquí hay que decir que Rocío Carrasco nunca denuncia a su hija, se niega a declarar cuando acude al cuartel de la Guardia Civil y si lo hace en el juicio, un mes después donde la fiscal pide que el caso se lleve por el juzgado de menores de la Comunidad de Madrid por un posible delito por parte de la menor a la madre.

Para leer más