Actualizado 05/03/2021 16:02 CET

Vicky Martín Berrocal se desvive por su hija, admira a Manuel Díaz y ama a su novio Joao

Archivo - Vicky Martín Berrocal, en una imagen de archivo
Archivo - Vicky Martín Berrocal, en una imagen de archivo - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 4 Mar. (CHANCE) -

   Vicky Martín Berrocal se reencuentra con la prensa por su colaboración como embajadora de Amazon en el Día Internacional de la Mujer y nos ha hablado del momento que vive en Portugal: “Vengo poco, pero vengo, no es que me haya ido definitivamente y hay gente que se va muy lejos, hay gente que tiene que abandonar su país, yo soy una afortunada”. A pesar del tiempo que lleva allí, sigue sin controlar el idioma: “Yo hablo español, es que no puedo, me da vergüenza, yo he estudiado fuera, yo aprendí inglés, estuve en la parte francesa de suiza, hablaba francés, el italiano, yo no soy una mujer que le tengo miedo al idioma, pero me siento un poquito ridícula. Yo cuando llegué no me enteraba de nada, pero de nada”.

   Sobre su experiencia con la Covid, la diseñadora asegura que: “Estuve 15 días para dar negativo, creía que me iba a dar algo porque fíjate, ahí es cuando realmente entendí qué había pasado el que tuvo síntomas graves y el que entraba en un hospital, ahí lo entendí”. Sumergida en un plan para perder peso y ponerse en forma, Vicky confiesa: “Yo he llegado a mi casa después de un día por ahí y me regalaba ese momento, no me regalaba una lechuga con tomate, me regalaba un plato de pasta y a dormir. He entendido que estamos así de paso, una tiene que entender que hay un equilibrio, que tienes que tener ese equilibrio para cuidarse, los kilos no valen para nada, pero no pasa nada. He tenido una 40 y he estado muy bien y he tenido una 46 y he defendido eso, esa es la actitud” a pesar de todo deja claro que a su novio Joao le gusta con kilos de más y de menos: “A Joao el gusto yo vuelta y vuelta con sal gorda, le da lo mismo 8 que 80, le gusto yo y a mí me gusta él y también me da lo mismo, pero ha sido una cosa mía. Cuando trabajas en el medio, te enfrentas a una cámara también influye. Hay que frenarse un poco porque yo no tengo fin, de 80 a 90 y de 10 a 110, todo me vale”.

   Compañera de Bertín Osborne, Vicky siente gran admiración por él y prefiere no hablar de su separación: “No me gusta hablar de la vida de nadie porque ya está Bertín para hablar de su vida y Fabiola que es una mujer espectacular. Ellos hablan libremente y además son gente que te cuenta, yo lo único que puedo decir es que me encanta trabajar con él, que me embarqué en ese proyecto porque me identifico mucho con su manera de hacer televisión y que disfruto”.

   Con un gran cariño hacia el que fuera su marido, Manuel Díaz y su actual esposa, Virginia Troconis, Vicky solo tiene bonitas palabras para ellos: “Yo tengo un respeto increíble a Manuel, a Virginia, a sus hijos, a la familia en general. Yo le conocí con 18 años y repito siempre, a mí nadie me puso un puñal para estar ahí, yo quise estar con él igual que él está con su mujer, rehizo su vida y yo la mía. Que las cosas no salgan bien no significa que haya que matarse, me acuerdo de lo bueno”. Sin querer dar detalles de si su hija Alba está de nuevo enamorada o no, comenta: “Lo que ella tenga que contar de su vida... a mí no me hubiera gustado que se hubiera sentado alguien a contar a mía. Novio o no, le dure o no, haga lo que haga, lo que tiene que hacer es vivir, divertirse, estudiar y pelear porque la vida no es fácil. Soñar ayuda muchísimo, es lo que más ayuda es tener inquietudes y los sueños te hacen ver la vida desde otro sitio”.

Cargando el vídeo....

Para leer más