Actualizado 01/02/2011 13:32 CET

Vitoria-Gasteiz, modelo de ciudad sostenible

Vitoria Gasteiz
EP

VITORIA, 1 Feb. (EUROPA PRESS - Diego García) -

La capital alavesa es una de las ciudades españolas con mayor calidad de vida y ocupa el primer puesto en el ranking de áreas verdes y espacios culturales por persona.

Desde que obtuviera la capitalidad, decretada por el Parlamento Vasco el 23 de mayo de 1980, la ciudad de Vitoria ha dado muestra de progreso y responsabilidad como centro de la comunidad alavesa, que se traduce a nivel estatal e internacional.

En este sentido, el Ayuntamiento de Vitoria se ha propuesto en los últimos meses dar forma a diferentes proyectos para lograr de la capital alavesa un ejemplo mundial de conocimiento y sostenibilidad, mediante el cual la ciudad progrese en todos los sentidos sin olvidarse de su pasado ni de sus tradiciones.

Con ello se pretende revitalizar el centro histórico, establecer un nuevo panorama ferroviario e incluso crear un Observatorio Social y una Escuela de Valores.

UN PASADO MEDIEVAL

Vitoria-Gasteiz es de las pocas ciudades que poseen nombre y apellido. El rey Sancho VI de Navarra fundó en 1181 la villa sobre la colina, que ocupaba el primitivo poblado de Gasteiz y le otorgó el nombre de Nueva Victoria.

Este lugar, rodeado de murallas, se convirtió en una excelente atalaya defensiva, muy codiciada por los reinos navarro y castellano.

Aquella almendra medieval -como se conoce popularmente a la parte más antigua de la capital alavesa- está compuesta de calles estrechas y sombrías, que se construyeron paralelas a las murallas medievales.

En la actualidad sólo se conservan algunos tramos de la antigua muralla, así como uno de los tesoros de la ciudad: la antigua catedral de Santa María.

En 1202 Vitoria pasó a formar parte de la Corona de Castilla, justo dos décadas después de su fundación, al ser tomada por las tropas del rey Alfonso VIII, quien fundó las primeras calles de la parte gótica, al oeste de la ladera.

La expansión de esta ciudad medieval fue llevada a cabo por Alfonso X, quien, en 1256, desarrolló hacia el este nuevas calles en las que se establecieron los gremios. No es hasta 1431, cuando Vitoria obtiene el nombre de "Ciudad" como tal, otorgada por le rey Juan II de Castilla.

Resulta imprescindible destacar la parte judía de Vitoria, que fue levantada justo antes de la ordenación de expulsión por parte de los Reyes Católicos y cuyo cementerio se conserva en forma de parque -se decretó que sobre él no podría edificarse- y donde se levantó un monumento conmemorativo de su pasado judío, bajo el nombre de Judimendi.

LA CATEDRAL DE SANTA MARÍA

El templo más significativo de la capital alavesa, que se encuentra en el centro del casco antiguo, es la catedral de Santa María, situada en el punto más alto de la elevada colina, donde se asentó el poblado de Gasteiz.

Reformada por primera vez en el siglo XV, la catedral ha sido intervenida en diversas ocasiones debido a problemas en su estructura. En el año 2000 se llevó a cabo un importante proceso de restauración que acabó con todos esos problemas constructivos y que a su vez dio lugar a importantes hallazgos, como la primitiva puerta de acceso a la ciudad.

Asimismo, escritores tan conocidos, como Ken Follet o Paulo Coelho, se han dejado embaucar por los misterios de esta catedral para reflejarlos en algunas de sus novelas.

NECESARIA AMPLIACIÓN: LOS ENSANCHES

Desde la Edad Media hasta el siglo XVIII, la ciudad de Vitoria y sus calles se mantuvieron casi sin variaciones hasta que el crecimiento de la población obligó a una necesaria ampliación fuera de las murallas defensivas.

De esta forma, se fueron inaugurando hasta el siglo XX, los diferentes ensanches de la urbe, configurados por amplios paseos y jardines, de los que hoy se puede disfrutar, como la amplísima calle Eduardo Dato, el Parque de la Florida, la catedral de Santa María Inmaculada o catedral Nueva o la Plaza de la Virgen Blanca con sus fachadas jalonadas de hermosos miradores.

Esta plaza se construyó en 1917 como monumento conmemorativo a la Batalla de Vitoria, en la que el ejército Aliado, formado por españoles ingleses y portugueses, venció a las tropas francesas en las proximidades de la ciudad en 1813.

El Parque y Paseo de la Florida es también uno de los lugares emblemáticos de la Vitoria del siglo XIX, cuyo estilo responde al de los jardines románticos franceses.

De este lugar destaca el precioso templete de música de 1890 y el nuevo jardín, fruto de la última remodelación del Parque de la Florida de mayo de 2006. Con él el parque vitoriano completa una colección de casi cien especies diferentes de plantas singulares.

Frente al Parque de la Florida, se sitúa la catedral de Santa María Inmaculada o catedral Nueva, de estilo neogótico y cuya primera piedra se colocó en 1907, en un acto al que acudieron los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. Las obras finalizaron en 1973 y una década más tarde la catedral Nueva de Vitoria fue declarada Monumento Histórico Artístico.

FRAY FRANCISCO DE VITORIA

El fundador del Derecho Internacional posee un lugar de privilegio en su ciudad natal, en forma de monumento conmemorativo, situado en una vía que también lleva su nombre.

El paseo de Fray Francisco de Vitoria, ubicado en el barrio de Batán, una zona residencial de hermosos casas y palacios de principios del siglo XX, no deja indiferente a quien lo visita. Allí se encuentra el Museo de Bellas Artes y el palacio de Ajuria Enea, residencia oficial del Lehendakari vasco.

NUEVOS BARRIOS

Si se toma como referencia el barrio de San Martín, el primero de los planificados de forma más contemporánea, se puede observar a la velocidad a la que la población vitoriana ha crecido y se ha ido instalando en estos nuevos emplazamientos residenciales, como Lakua, Salburúa y Zabalgana.

Fue sobretodo en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado cuando una potente inmigración, procedente de Castilla, Extremadura, Andalucía e incluso Galicia, se asentó en la capital alavesa, atraídas por el pujante desarrollo industrial vasco.

Vitoria fue el lugar elegido durante décadas de por importantes empresas europeas, norteamericanas o asiáticas como Mercedes-Benz, Michelín, Gamesa o Daewoo.

GRANDES ALTERNATIVAS CULTURALES

Además del gran pasado histórico y señorial, la capital alavesa es una muestra clara de adaptación a las nuevas necesidades culturales. Entre la variada galería de propuestas, destaca el Centro-Museo de Arte Contemporáneo 'ARTUM', cuya colección está basada en el arte vasco y también español, desde principios del siglo XX hasta la actualidad.

Asimismo, otro de los escaparates más vanguardistas de la ciudad alavesa, es el Festival Internacional de Jazz, que se celebra anualmente en el mes de julio y que es reclamo de un gran público, que acude de todos los rincones de la Península e incluso del extranjero. Grandes leyendas como Miles Davies o Ella Fitzgerald han formado parte de esta consolidada cita musical.

LA VIRGEN BLANCA, LA FIESTA POR EXCELENCIA

De entre todos los eventos festivos y culturales de Vitoria, cabe destacar la ineludible cita de la Fiesta de la Virgen Blanca, que se celebra del 4 al 9 de agosto.

En torno a estas fiestas patronales tienen cabida multitud de actividades culturales y lúdicas de las que participan todos los vitorianos de forma directa.

En la plaza de la Virgen Blanca, el primer día de las fiestas patronales, a las 6 de la tarde, miles de personas se congregan en este lugar para ver bajar el Celedón desde el chapitel de la iglesia de San Miguel. La leyenda dice que Celedón fue un aldeano originario de la localidad alavesa de Zalduondo, que cada año acudía a las fiestas de la Blanca en Vitoria.

MÁS INFORMACIÓN:

www.vitoria-gasteiz.org

www.alavaturismo.com

www.jazzvitoria.com