Actualizado 09/07/2009 21:40 CET

La alta costura se suma a la crisis

PARIS, 9 Jul. (EUROPA PRESS/ REUTERS) -

La tercera jornada de la alta costura en París ha sido coronada por Jean-Paul Gaultier y Valentino, con espectáculos reducidos, ya que la crisis económica tampoco ha pasado desapercibida en los escalones más altos de la moda.

Gaultier, al presentar su colección invernal 2009-2010, lanzó un claro mensaje a aquellos que veían cada vez más cerca la muerte del diseño de la alta costura: "Durante treinta, cuarenta años se ha estado hablando del funeral de la alta costura, de encontrar soluciones y de cuestionar incluso las cosas más básicas, pero seguimos aquí".

Este ambiente de pesimismo no desmoraliza al codiciado diseñador, quien presenta una actitud desafiante ante la situación económica. "Pero la crisis es el momento en el que uno debe crear nuevas formas de hacer cosas", declaró.

Su colección estaba inspirada por las estrellas del cine del periodo de entreguerras y la Segunda Guerra Mundial, de la década de 1930 y 1940, de la que no perdieron detalle la cantante australiana Kylie Minogue, el actor estadounidense Mickey Rourke y la diseñadora francesa Sonia Rykiel, que estuvieron atentos en todo momento a las creaciones.

En Valentino, los diseñadores Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli presentaron su segunda colección en la que optaron por delicados vestidos negros iluminados por vuelos, encajes y cascadas de muselina en una colección inspirada por la "frágil y peligrosa" femineidad.