Actualizado 20/02/2011 20:20 CET

Javier Larrainzar, fiel a su estilo funcional para una mujer moderna y urbana

Modelo de Javier Larrainzar en Cibeles
EP

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

Es uno de los nombres más cotizados de la moda española y el encargado de echar el cierre a la tercera jornada de Cibeles Madrid Fashion Week. Este exclusivo diseñador ha desplegado un amplio abanico de prendas invernales que dibujan una mujer urbana y moderna, que se viste de una manera funcional tanto para el día como para la noche, sobre la pasarela.

El clásico traje dos piezas de Javier Larrainzar se reinventa para construir una mujer más actual, pero sin olvidar la línea y corte de la sastrería tradicional. La propuesta del diseñador para la próxima temporada de otoño-invierno 2011/12 recuerda a los años 50 y principios de los 60, con cinturas marcadas, amplias faldas y abrigos con cuidados detalles y acabados.

Las prendas tweed y los estampados sobre un nítido y brillante raso se han ido intercalando en la primera parte del desfile, a ritmo de una música muy marchosa. Además, los trajes de chaqueta en marrón chocolate han causado especial atención en el público, lo mismo que las minifaldas de corte recto con sensuales aberturas laterales.

Muy de moda para Javier Larrainar están los pantalones de vestir, talle alto y pata ancha acabados en vuelta y combinados con sencillas camisas. Algunas faldas largas plisadas también han tenido su hueco en este particular desfile en el que el diseñador ha seguido siendo fiel a su estilo.

En cuanto a los colores, la paleta cromática ha variado desde los grises y azules plomo hasta los magenta y morados sin olvidar el siempre presente negro, que ha estado combinado muchas veces con hiladuras doradas.

En esta nueva temporada también encontraremos tejidos muy variados como chaquetas con cuello y puños de piel, mohair o tweeds para impresionantes abrigos y elegantes sedas naturales para las noches más femeninas.

Cuando, en un momento del desfile, la música se ha detenido para dar paso a unos acordes muy diferentes, ha hecho su entrada triunfal sobre la pasarela una modelo que lucía una espectacular falda larga hasta los pies, con un poco de vuelo y algunos pliegues, con hilo plateado bordando algunos detalles a juego con una chaqueta que también tenía hilados algunos trabajados motivos. Todo el conjunto en el color de las novias, el blanco puro.