El fenómeno Caramelo de Mora descubre por qué eres valioso y como decir no

Actualizado 21/05/2017 8:59:35 CET
EL CARAMELO DE MORA POR PAULA SANCHES ALARCON
EL CARAMELO DE MORA POR PAULA SANCHES ALARCON

   MADRID, 21 May. (CHANCE) -

¿Hay algo más dulce que un caramelo de fresa? ¿uno de limón? ¿un caramelo de mora? ¿De qué depende que elijamos un determinado sabor o a una determinada persona? ¿En qué medida nos hemos sentido rechazados alguna vez? Y lo que es peor... no hemos entendido el porqué. ¿Por qué a día de hoy seguimos sin entender el motivo por el cual aquella relación se acabó? ¿Y por qué no nos sentimos valiosos? ¿Cómo le decimos a alguien, no?

Cuantas preguntas, ¿verdad? Y como te gustaría contestarlas, entenderlas y que fuera algo más dulce lo planteado... Pues coge un caramelo, bueno mejor dos del sabor que quieras, ¡ojo, solo dos! y disfruta que te vamos a endulzar este momento con un libro en el que hemos encontrado la respuesta, pero no es un libro cualquiera sino es uno infantil.

Realmente best seller es un libro de gran acogida y éxito de ventas, pero quizá deberíamos cuestionarnos si un best seller no es un libro que aunque todavía no haya llegado a rozar esas ventas estratosféricas de las grandes editoriales, cautiva y hace que se transmita con el boca oreja, o lo que antes conocíamos por el boca a boca, y lo que es mejor, un libro que llega al alma de los niños, de los adolescentes y de nosotros mismos. Eso sí que se podría decir que es un best seller... A lo mejor, alguien se plantea cambiar la definición.

Ese es libro es Caramelo de Mora, un sencillo y conquistador cuento que trabaja la autoestima (sin editorial de por medio) y a través de la metáfora consigue llegar al alma de cada uno y darnos cuenta de nuestra parte más mágica de los más pequeños y de los más mayores.

Lo extraordinario es que partiendo del mismo mensaje, llega de una forma distinta dependiendo de la edad. Los niños van a entender el momento en el que eligen o no son elegidos al jugar; y los más mayores van a entender con mayor profundidad ya que aborda temas tan delicados como la baja autoestima, los conflictos entre iguales, el intentar ser el que no soy a través de dos personajes súper dulces: Caramelo de Mora y Caramelo de Fresa y un hada de por medio, que logran hacer entender mejor las relaciones y descubrirnos a nosotros mismos dejando el victimismo de lado y poder disfrutar de la vida (esto para profundizar tanto a chavales como adultos). De hecho, hasta los adultos que pasaban por la consulta de su autora Paula Sánchez-Alarcón se lo han llevado y le ha servido como amuleto.

Es un cuento de lo más dulce en todos sus sentidos por los protagonistas y por el contenido. Sánchez-Alarcón, lo identifica como esa parte dulce que tenemos dentro. Todo comenzó cuando sus chicos iban a terapia y les daba a elegir dos caramelos y siempre se fijaba que algunos sabores se quedaban ahí, en el bote.

Paula Sánchez-Alarcón se define como "artista de los vínculos humanos. Alquimista del alma. Autora de cuentos que transforman. Maestra y creadora de EL IDIOMA DEL AMOR e Inspiradora de vida" y realmente es así.

Además es Directora y Creadora de RAYCES. Es Psicóloga-Psicoterapeuta, psicopedagoga, docente y formadora universitaria, en centros escolares, escuelas infantiles y a profesionales especializados de psicología y público en general. Especialista en Resolución de Conflictos, prevención del Bullying, Mediación, Comunicación, Liderazgo y en Evaluación Diagnóstica con Técnicas Proyectivas (Psicodiagnóstico Clínico).

Con este currículum lo que menos os podéis imaginar es que la conociéramos como la autora del fantástico libro Caramelo de mora. Caramelo de mora es una historia, a priori infantil, que cautiva -con todas las letras- a pequeños, adolescentes y mayores y por eso hemos querido hablar con la autora del fenómeno: 'Caramelo de Mora'.

CHANCE: ¿Cómo surgió la idea de escribir Caramelo de Mora?

P.S: Yo he trabajado ocho años en un cole y he tratado durante mucho tiempo la zona de convivencia de conflictos, y a muchos niños les contaba ese cuento y luego les explicaba la metáfora y les decía "tú eres un caramelo de mora" y me decían: "¡Oye! me puedo llevar un caramelo para contárselo a mi amigo. ¿Lo tienes escrito para que no me olvide?... que a un compañero le va a venir muy bien", y entonces lo iba escribiendo en una hojita hasta que decidí escribirlo y vio que todos los ingredientes de este pequeño y al mismo tiempo gran cuento están ahí.

CH: Estás teniendo un año fenomenal, ¿no?

P.S: Sí, además que lo hice un poco diciendo bueno a mí me apetece hacer un cuento y ya lo había trabajado mucho dentro del cole y pensé pues lo voy a hacer. Hay gente que se compra un coche y yo me apunto a escribir un cuento. Había gente que me decía esto es muy difícil pero yo no quería hacerlo de una manera grande ni nada, simplemente jugar con esto y dije venga lo hago. Y cuando fui a la imprenta me preguntaron que cuantas copias sacaba, si 500 o 1000 y sin saber cuantas sacar dije venga mil, y es que en menos de un año me quedan solo 200 ejemplares, ha sido todo como ¡No me lo puedo creer!

Si no tienes nada ahorrado no es tan fácil, pero tampoco es tan caro autopublicarte un libro si lo ves como a largo plazo.

CH: Pero lo tuyo ha sido como por amor al arte, ¿no?

P.S: Sí, yo siempre he tenido una parte muy creativa, de escribir... ahora estoy pintando el siguiente cuento que lo voy a publicar ya en octubre y estoy haciendo yo las ilustraciones. Entonces por mi parte creativa tenía la sensación como que la consulta privada se me quedaba pequeña, porque al final estás trabajando en el uno a uno pero cuando hacía formación me daba cuenta de que llegaba a montón de gente y luego me decían que les había encantado, que les ayudaba mucho lo que les había dicho y esa onda expansiva me parecía genial porque puedes llegar a más gente y ayudar a más gente por eso me decidí a lanzar un cuento.

CH: En un principio este libro ¿a qué público estaba dirigido?

P.S: Pues los trabajos con conflicto surgen desde pequeñitos, pequeñitos, pero estaba pensado para niños pues 8 o 9 años. Me ha pasado una cosa muy bonita, como hace un mes, y es que me dijeron que en un cole, o como tú me estás comentando, estaban trabajándolo en infantil (3,4 y 5 años) y me sorprendió mucho porque la metáfora es muy profunda y a nivel psicoeducativo está conectado con algo de unas etapas anteriores pero los niños captan el mensaje y llega directamente.

CH: Pero es que también estás llegando a gente adulta y son muchos mayores los que quieren conocer más de este cuento..

P.S: A mí esto me ha sorprendido, pero lo que no me ha sorprendido es lo de los adultos porque también es para adultos. Mamás y papás tienen que trabajar este concepto porque todos nos hemos sentido rechazados en algún momento de nuestras vidas y eso está ahí dentro de nuestros recuerdos.

Nuestra experiencia y nuestro cerebro es plástico, por lo que el camino que ha recorrido en algún momento es sentirnos discriminados y sentirnos con dolor. Entonces cuando ya sabes como explicártelo a ti mismo ya sabes como explicárselo a tu hijo.

CH: Además, que cuando lo estás leyendo piensas "es de cajón"...

P.S: Claro. El conocimiento, esa es la clave de algo que es bueno a nivel emocional.

"HAY GENTE QUE SE SIENTE CARAMELO DE FRESA"

CH: También sirve para aprender a no sentirse mal por decir que no...

P.S: Claro, no sentirte culpable por ser un caramelo de fresa. Me ha escrito gente que me dice que el personaje principal con el que se sienten identificado es con el caramelo de fresa.

CH: ¿Qué parte es la que más te gusta de Caramelo de Mora?

P.S: Hay dos partes que me gustan mucho. La parte más innovadora que creo que es en la que Caramelo de Mora entiende que es un caramelo de mora: "¡Ah, ya lo entiendo, soy un caramelo de mora! Tengo que ser un caramelo de mora, de la mejor manera que sé" y eso no quiere decir que una persona sea mejor que otra. Este es uno de los puntos claves, pero también hay otro punto clave, que puede pasar más desapercibido que es cuando aparece el hada de los caramelos, porque el hada de los caramelos es nuestra sabiduría biológica. Eso, que está contando el hada de los caramelos, lo tenemos dentro. Cuando nuestro cerebro integrado en su mejor versión con todo lo mejor de nuestras condiciones, sale el hada de los caramelos. Todos tenemos un hada, un mago, un duende... esa parte de nosotros que es capaz de ver lo mejor de nosotros.

La gente tiene eso y si lo reconoce y somos capaces de hablar con ese hada que tiene dentro, con ese mago y que simplemente ves que lo tienes ahí... nuestra otra parte habla con nuestra otra parte. No es que yo haya tenido la gran idea y se me haya ocurrido, el hada es el caramelo de mora, el hada eres tú, el hada soy yo. Entonces, es muy importante ayudar a los niños y adultos a reconocer su parte más maga... nuestra parte más grande, nuestra mejor versión. Esa parte que nos sale con los amigos de "tú eres tal, o tú eres cual" y sin embargo con nosotros no somos capaces de hacerlo.

"HAY QUE LLEVAR CON ELEGANCIA SER NORMAL. SER NORMAL ES FENOMENAL"

CH: ¿Puede ser porque si no somos unos creídos?

P.S: El ser humano puede estar hablando desde varias partes. Tú puedes decir: "Yo soy un caramelo de mora, y acepto y asumo que no soy de otro sabor" o decir: "Yo soy el mejor caramelo de mora". Soy un caramelo de mora, ni más ni menos, a veces normal y a veces especial. Pero a veces, normal. Hay que llevar con elegancia ser normal. Yo a veces, voy a dar una conferencia y hay 100 personas y me están mirando y estoy conectando con ellas y luego salgo y no quieren estar conmigo. No pasa nada. En lugar de pensar "No soy nadie", hay que pensar que ser normal es fenomenal.

El Ego también ha hecho mucho daño a la sociedad, por tener un alto ego de soy el mejor, o un bajo ego, que es conocido como un falso ego, que dice no valgo, no soy tan buena... Una chica guapa que dice "no soy tan guapa", y entonces hay que saber que sí que eres guapa y lo eres no hay más. Y las dos partes, hay que mirarlas con cariño. Los cuentos te llevan a tu parte más irracional.

"¿SABES POR QUÉ LA GENTE PIENSA QUE SOY BUENA PSICÓLOGA? PORQUE ACEPTO MI PARTE NEGATIVA"

¿Sabes por qué la gente piensa que yo soy buena psicóloga? Porque acepto mi mala psicóloga, porque acepto mi parte negativa. Está conmigo. Esa Paula, la miro con cariño, la invito a un café porque me enternece. Yo a veces veo vídeos míos en Youtube del principio y parezco una niña, hablo demasiado, y digo "que simpática"... porque que voy a decir qué estaba asustada, pues claro... Pero son vídeos que me enternecen y los veo con cariño.

CH: ¿Por qué los cuentos hacen que entendamos las cosas mucho mejor?

P.S: Es muy interesante eso que preguntas. Depende del cuento en el que te metas y algunos sirven para evolucionar y te meten desde lo irracional.

CH: ¿Por qué comienzas con Ángela si luego no va a salir más?

PS: La historia comienza con una niña que se llama Ángela que tiene un bote de caramelos donde comienza a descubrir... Tiene un efecto terapéutico es una manera de encuadrarla, desde fuera pero en un lugar seguro, en un lugar tranquilo, donde ve las cosas de fuera. Es como un juego y no te identificas con lo que ves, como Matrix, porque si te identificas entonces estás muerto de miedo y te piensas que eso es así, y que entonces te van a rechazar.

CH: ¿Es un cuento muy redondo, no se te escapa ningún detalle? Incluso en el momento en el que caramelo está en su cama viendo que él no es así.

P.S: Trabajas los 5 pilares de la autoestima.

1. El primero tiene que ver con ser uno mismo, soy un caramelo de mora y no soy de fresa. Y un perro es un perro y un gato y es un gato. Trabaja mucho esa idea.

2. El cómo nos sentimos cuando no nos eligen.

3. El tema del hada, del mago que tenemos en el interior.

4. Trabaja el momento en el que decir no, que no quiero estar en este momento contigo. Ser caramelo de fresa sin sentirnos culpables.

5. Y trabaja el tema de las emociones, tan espontánea como la de caramelo de mora de cuando está triste.

Hay un reflejo de lo que he aprendido en todos estos años en mi trabajo, pero seguro que no me daba cuenta de todo. Y al escribirlo vi que tenía que estar todo, porque cada cosa era para una cosa. Yo siempre he dicho que no sé escribir pero soy muy creativa.

Sirve hasta para los adultos porque hay mucho mensaje. Una paciente me decía que cuando había una situación rara en la pareja le decía a su chico: "A ver mi caramelito de mora... " y entonces él se daba cuenta y decía: "¡Ay sí es verdad!".

Hasta en un trabajo porque a veces no das el perfil y no te dan el puesto.

Ya veis que Caramelo de Mora da para esto y para mucho más...