Actualizado 27/09/2016 18:31 CET

Antonio Resines regresa a la pequeña pantalla con 'iFamily'

ANTONIO RESINES
ANTONIO RESINES/ EUROPAPRESS

   MADRID, 27 Sep. (CHANCE) -

RTVE ha dado el pistoletazo de salida este lunes a la grabación de la nueva comedia familiar iFamily, producida en colaboración con Programas y TV (Juan Alexander). Antonio Resines, Fernando Cayo, Antonio Garrido, Raúl Fernández y Bárbara Goenaga son los principales protagonistas de esta comedia de ocho episodios, escrita por José Luis Acosta y dirigida por Rafa Montesinos.

La serie relata la historia de dos hermanos enfrentados desde hace años por una mujer, Marta, que falleció. Luis (Antonio Garrido) ascendió a una alta situación económica con malas artes, y ha de simular un coma para no terminar pagando sus desmanes ante la ley. El otro, Kike (Raúl Fernández), es un canalla menor, marcado por su debilidad por el juego. Los dos acaban obligados a convivir bajo el mismo techo, teniendo, de una manera u otra, que "cuidar" a los cuatro hijos de Luis, y sobrinos de Kike. Solo Kike y el abogado de Luis, Girón (Fernando Cayo), saben el secreto del falso coma.

La familia está formada por cuatro hijos: Ana (Alicia Chojnowski), de siete años, ingenua y muy curiosa; Miguel (Arnau Colomer), 12 años y con serios problemas de comunicación; Carlos (Santi Díaz), de 15 años, un adolescente que admira a su padre; y Laura (Sara Vidorreta), de 16, una chica dura, que ejerce de madre, enfrentándose a cualquier adulto que ponga en peligro a sus hermanos. África (Alicia Fernández) es la nana que se encargada de cuidarles.

Por otro lado está el ambiente donde siempre se ha movido Kike, la timba, el bar de barrio, el mundo canalla. Allí Curro (Antonio Resines), el dueño del billar donde los adolescentes hermanos se pasaban el día, es el rey. Inés (Carmen Garay) es la hija de Curro y la mejor amiga de Kike, y tratará de ayudarlo en todo lo que pueda. Para acabar de complicar las cosas, Kike tendrá que convencer a Lola (Bárbara Goenaga), una estricta asistente social, de que es lo suficientemente responsable para cuidar de sus sobrinos.