Actualizado 30/10/2015 15:20 CET

"Cámbiame" celebra 100 programas con un cambio de look a tres miembros de una familia

Cámbiame
EUROPA PRESS

   MADRID, 30 Oct. (CHANCE) -

    Desde que comenzó su andadura Cámbiame, el programa presentado por Marta Torné, ha realizado más de cien espectaculares cambios de look y ha recibido a cerca de cuatrocientos aspirantes para someterse a estos cambios. Mañana viernes se emite la entrega número cien del programa y para celebrarlo Marta Torné y los coaches Cristina Rodríguez, Pelayo Díaz y Natalia Ferviú, se enfrenta un nuevo reto hasta ahora nunca visto.

   “O hay cambio, o hay ruptura familiar” es el lema escogido para este especial del programa en el que Motaña, una mujer extremeña que vive con Jonathan, su hijo transexual, y su madre Manoli, que no termina de aceptar que su nieta de quince años sea ahora un chico, pide a los coaches un cambio para los tres antes de que se produzca una división en la familia. Cada coach tendrá que cambiar la imagen a estos tres miembros de una misma familia.

   Cristina ha realizado un gran cambio a Montaña, la madre de Jonathan, quién se ha emocionado por ver su nueva imagen y también por la presencia en el programa de su hermano y su sobrino.

   Después de Montaña hemos podido ver el cambio de la abuela, Manoli, con quién Natalia Ferviú ha hecho un magnifico trabajo. Jonathan se emocionó cuando vió el magnífico cambio de su abuela.

   Finalmente el cambio de Jonathan, un cambio realizado por Pelayo. A la imagen y semejanza del coach, Jonathan se impresiona cuando ve su cambió: "Os admiro mucho a los 3, sois enormes", decía el concursante emocionado.

   Durante años la incomprensión de Jonathan por haber nacido en un cuerpo con el que no se identifica ha marcado las relaciones familiares en casa de Montaña. Largas conversaciones de Pelayo, Cristina y Natalia con Montaña, Manoli y Jonathan crearán una complicidad muy especial entre coaches y pupilos para conseguir un cambio de actitud que comienza con un cambio de look.

    Marta Torné, que se declara feliz siendo presentadora de este programa, asegura que “siempre tuve la sensación de que el programa iba a gustar”, y añade que las emociones y las historias de verdad son constantes en cada entrega. Para ella sus compañeros coach aportan sus particulares toques al programa, “Cristina aporta sabiduría, experiencia y mucha empatía a nivel de emociones y vivencias personales; Pelayo, es un referente en el mundo de la moda y las tendencias; y Natalia es una estilista increíble que además posee una sensibilidad y una forma de ser que la hacen única” asegura la catalana.

   Ni cortos ni perezosos los concursantes y los coaches terminan el programa con una increíble tarta donde se puede ver un 100 bien grande. El programa da las gracias vía Twitter a todo el mundo por haber apoyado tanto los cambios y ser un apoyo diario.