Actualizado 10/04/2014 19:26 CET

Sergio, el testimonio más demoledor de 'El jefe infiltrado': "He ido a por comida a Cáritas"

Sergio, testimonio demoledor domino jefe infiltrado pedir comida caritas limasa
Foto: EL JEFE INFILTRADO 

MADRID, 10 Abr. (CHANCE) -

   La Voz Kids y Tu cara me suena, han sido unos programas con unos grandes éxitos de audiencia. Con tanto programear y esa "lucha de audiencias", desde la semana pasada los jueves se quedan huérfanos... o no tanto.

   Mando en mano, había que hacer zapping y así descubrimos nuevas y curiosas apuestas. Las grandes cadenas apostaban por poner películas y Tve por el querido Cuéntame. Trasteando comenzaban la segunda edición de Un príncipe para... en esta ocasión, para Laura y en La Sexta una versión españolizada de la americana Un jefe infiltrado, sin duda un programa para ver si lo tuyo no son los Príncipes o Cuéntame, y si quieres ver, si determinadas situaciones en tu horario laboral, se asemejan, o para entender por qué a veces vemos cosas que seríamos incapaces de entender: desde que pasa con la basura que generamos diariamente hasta que como nos comportamos con ellos los ciudadanos de a pie.

   La metodología, sencilla. Jefe se adentra entre sus empleados como un empleado más, cambiando físicamente por completo y hasta de identidad, para que nadie le reconozca. Los empleados enseñarán y se comportarán como lo hacen habitualmente para lo bueno y para lo malo y al final salía de todo.

SERGIO, EL TESTIMONIO MÁS DEMOLEDOR

   El objetivo, ver que problemas tienen las empresas ya sea por culpa de la cabeza, del jueves fue un programa "Impactante", para emocionar, lejos de valorar si es un lavado de imagen empresarial o no. Sobre todo el testimonio humano de Sergio, un empleado de Domino's Pizza muy bonachón y con un gran talante, sonrisa y educación por encima de todo. Le toca enseñar a Jesús Navarro -jefe infiltrado- como trabajar. De pronto Sergio, le ve móvil en mano y con mucho arte  le dice que el teléfono fuera, porque no queda muy bien de cara al público. Después tocaba saber qué ingredientes llevaban las pizzas porque no está bien atender sin saber de qué están compuestas. Dos puntos a su favor.

   Poco después entraba un cliente con perro al establecimiento tan solo para recoger la pizza. Primer error, no pueden pasar perros dentro del local. Sergio le comenta a su "compi", que sí que los perros no deben entrar pero que como solo era un momento, pues que mejor que facilitarle las cosas al cliente... Segundo error , hacer una oferta en Domino's Pizza. Bueno a Jesús Navarro, le daban vueltas los ojos cuando escuchó a Sergio hacer una oferta por su cuenta y riesgo sin estar dentro de las que hace la compañía.

   Situación: Llega un matrimonio que es el cumpleaños de la chica -de su hija- y que quieren celebrarlo pero que la situación económica está mal y que no tienen para mucho. A pesar de las ofertas, que ya hay en las pizzerías de por sí, esta familia no tiene dinero para podérselo permitir. Sergio, se compadece y le hace una oferta. Navarro, luego le pregunta disimuladamente que si eso se puede hacer. Sergio se parte en dos, y aquí comienza un testimonio demoledor: "Claro que no se hace" pero se siente identificado con ese matrimonio. Tiene tres hijos y no puede ni comprarles ni un juguete. Tan solo hace de diez a doce horas semanales y cobra unos trescientos y pico euros. Sobrevive gracias a sus padres que le ayudan. Y ha tenido que pedir comida a Cáritas. ... Navarro cual compañero, acaba en casa de Sergio cenando y se sorprende de lo bien que llevan su extrema situación.

    Descubierto el pastel y a pesar de sus infracciones la empresa recompensa a Sergio con hacerle Responsable de turno, después de estar cuatro años esperando a que llegara ese momento. Ver para creer. Sergio lo primero que hizo es volver a romper a llorar, a pesar de las cámaras y decir: "Voy a poder comprarle el muñeco que quiere mi hijo e irnos de vacaciones al año que viene". Además, Sergio podrá ver como sus hijos podrán estudiar con un fondo de 10.000 euros. Pero no solo, él se puso a llorar otros hombres en otras circunstancias y por otros motivos también lo hicieron.

OLORES PESTILENTES SIN MASCARILLA DURANTE TODA LA JORNADA DE TRABAJO

   Otro de los testimonios más impactantes fue el de una fotógrafa metida a basurera. Una buena persona que ayudó a su jefe infiltrado a adentrarse y que fuera más llevadero su ingreso en Limasa, la empresa de basuras de Málaga que cuenta con 1.500 trabajadores para la gestión y limpieza tanto de playas como de la zona urbana de la ciudad. Sin trampa ni cartón se podía ver como los empleados acuden a su puesto de trabajo sin mascarilla alguna y como deben ir recogiendo la basura en determinados actos (como Semana Santa, la Feria de Málaga, etc.) al tiempo que los demás la disfrutan. Cacas de caballos y desperdicios recogidas de forma precaria.

   Diego Trinidad es el jefe de control de gestión de dicha empresa pasó varios puestos de trabajo, desde barrendero, a basurero nocturno a separador en la zona de reciclaje. Una rápida cinta por la que pasan toneladas de basura donde separar lo orgánico de lo reciclable, su gran fuente de ingresos. Olores pestilentos y sin mascarilla. Diego Trinidad jamás se hizo a ella. Los vómitos y los mareos eran habituales. Allí es donde conoce a esta sencilla fotógrafa que le hace el trabajo más llevadero aunque con cierto agobio a la hora de ser poco rápido para coger el material reciblable: "Vamos Manuel -así era su nombre de infiltrado- más rápido, coge eso, si no es dinero que pierde la empresa". Además le hizo arte en la propia basura haciendo fotos.

CUBOS DE BASURA COMPLETAMENTE VACÍOS Y LOS RESTAURANTES Y COMERCIOS TIRANDO SUS DESPERDICIOS AL SUELO

   Esto es lo que comentaban los barrenderos de Limasa. Cubos de basura vacíos y en cambio toda la basura tirada por el suelo a las puertas de los restaurantes. Esto supone más trabajo para ellos porque tiene que cogerlas a mano con lo "fácil" que es descargar el contenedor en el camión de basura, e implica un mayor retraso.

MÓNICA "LA JEFA" INCAPAZ DE HACERSE RESPETAR

  Mónica es una joven noble con las cosas claras en su trabajo en Domino's pero incapaz de hacerse reconocer y valorar por sus compañeros: ¿Por favor chicos os importa quedaros un poco más y ayudarme?". A lo que dos de sus compañeros le dijeron que sí -que sí que les importaba-, colgaron el trapo y se fueron. Estos dos chicos a su vez, son también repartidores.

LOS JÓVENES E INTRÉPIDOS REPARTIDORES

   Unos repartidores que para llegar lo antes posible, cometen imprudencias no permitidas en el reglamento de la empresa y así fueron "asermonados" cuando se encuentran no con su compañero sino con el jefe: "Nuestra empresa hace 17 millones de km al año con una tasa del 0,06 por ciento y vamos a intentar que sea el 0 por ciento pero con comportamientos cómo los vuestros no es posible". Como siempre estaba el que asume el error y el que no dice nada como si pasara de todo.

   La respuesta a esta forma de conducir obedecía ni más ni menos a que "si eres más rápido tu encargado sigue contando contigo y si eres más lento pues no eres necesario". Jesús Navarro, al conocer ese argumento decide intervenir y hacerse descubrir frente al encargado y este le niega, aunque con reparo, que sea así.

http://www.lasexta.com/programas/el-jefe-infiltrado/mejores-momentos/camilo-%E2%80%9Cnadie-les-esta-obligando-correr-moto%E2%80%9D_2014040300342.html

LOS QUE HAN PERDIDO LA MOTIVACIÓN  Y LOS QUE PREFIEREN NO ASCENDER AL TENER QUE SACRIFICAR A LA FAMILA

   Una promoción conlleva, una mayor responsabilidad a cambio de no poder conciliar la vida familiar. Así lo veía Laura, una trabajadora de Domino's madre soltera, que hacía su trabajo a las mil maravillas pero que el ascender suponía un sacrificio de no poder ver a su hija. ¿Compensa?

   Los desmotivados y sin ganas por distintos motivos. Unos al ver que la promoción no llega y otros porque piensan que los jefes están para fastidiar como aseguraba Jesús, el repartidor intrépido e insolidario con Mónica.

EL CACHAS DEL GIMNASIO Y EL DEL SLK CON TATUAJES

   Como siempre, está el que se trabaja su cuerpo en el gimnasio y que en el vestuario le da por enseñarte como mover los pectorales y el que a priori "se lo monta muy bien", y viene a trabajar en su super slk y que si al principio parece una cosa luego es algo bien distinto y compañero como el que más.

    Testimonios, sin duda, de hombres que rompen a llorar que van más allá de las cámaras.