Una explosión estelar de rayos gamma que se repite cada 15 años

El sistema estelar binario RS Ophiuchi: La materia fluye desde la gigante roja hacia la enana blanca. Las envolturas estelares recién añadidas explotan en una nova brillante aproximadamente cada 15 años.
El sistema estelar binario RS Ophiuchi: La materia fluye desde la gigante roja hacia la enana blanca. Las envolturas estelares recién añadidas explotan en una nova brillante aproximadamente cada 15 años. - SUPERBOSSA.COM / MPP
Actualizado: lunes, 18 abril 2022 10:39

   MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un sistema de doble telescopio ha observado un sistema estelar binario a 5.000 años luz que explota en una espectacular nova cada 15 años, brillando en rayos gamma a energía extremadamente alta.

   Los rayos gamma emanan de protones que se aceleran a energías muy altas en el frente de choque que sigue a la explosión. Esto sugiere que las novas son también una fuente de radiación cósmica omnipresente en el universo, que consiste principalmente en protones ricos en energía, que corren por el espacio casi a la velocidad de la luz. El trabajo fue publicado en Nature Astronomy.

   Luz encendida, luz apagada: así es como se podría describir el comportamiento de la nova, que se conoce con el nombre de RS Ophiuchi (RS Oph). Cada 15 años aproximadamente, se produce una explosión espectacular en la constelación del Portador de la Serpiente. Los lugares de nacimiento de una nova son sistemas en los que dos estrellas muy diferentes viven en una relación parasitaria: una enana blanca, una estrella pequeña, quemada y tremendamente densa (una cucharadita de su materia tiene aproximadamente el mismo peso que un automóvil de tamaño mediano) orbita una gigante roja, una estrella que pronto se quemará.

   La estrella gigante moribunda alimenta a la enana blanca con materia que desprende su capa exterior de hidrógeno a medida que el gas fluye hacia la enana blanca cercana. Este flujo de materia continúa, hasta que la enana blanca se devora a sí misma. La temperatura y la presión en las capas estelares recién obtenidas se vuelven demasiado grandes y son expulsadas en una gigantesca explosión termonuclear. La estrella enana permanece intacta y el ciclo comienza de nuevo, hasta que el espectáculo se repite.

   Se ha especulado que tales explosiones implican altas energías. Los dos telescopios MAGIC (Major Atmospheric Gamma Imaging Cherenkov Telescopes) registraron rayos gamma con un valor de 250 gigaelectronvoltios (GeV), entre las energías más altas jamás medidas en una nova. En comparación, la radiación es cien mil millones de veces más energética que la luz visible.

   MAGIC pudo realizar sus observaciones siguiendo las alertas iniciales de otros instrumentos que miden en diferentes longitudes de onda. "La espectacular erupción del RS Ophiuchi muestra que la rápida respuesta de los telescopios MAGIC realmente vale la pena: no les toma más de 30 segundos moverse a un nuevo objetivo", dijo en un comunicado David Green, científico del Instituto Max Planck de Física y Ciencias, uno de los autores del artículo que se publica en Nature Astronomy.

   Después de la explosión, varios frentes de choque se propagaron a través del viento estelar de la Gigante Roja y el medio interestelar que rodea el sistema binario. Estas ondas de choque funcionan como una planta de energía gigante en la que las partículas se aceleran hasta casi la velocidad de la luz. Las medidas combinadas sugieren que los rayos gamma emanan de protones energéticos, núcleos de átomos de hidrógeno.

   "Esto también hace que los estallidos de nova sean una fuente de rayos cósmicos", explica David Green. "Sin embargo, tienden a desempeñar el papel de héroes locales, lo que significa que solo contribuyen a los rayos cósmicos en el vecindario cercano. Los grandes jugadores de los rayos cósmicos son los remanentes de supernova. Los frentes de choque creados por las explosiones estelares son mucho más violentos en comparación con las novas.