Actualizado 11/06/2020 10:49:18 +00:00 CET

Primer mapa de todo el cielo en rayos X de alta energía

Un mapa de todo el cielo en coordenadas galácticas, obtenido con el telescopio ART-XC en el rango de energía 4–12 keV entre el 8 de diciembre de 2019 y el 10 de junio de 2020.
Un mapa de todo el cielo en coordenadas galácticas, obtenido con el telescopio ART-XC en el rango de energía 4–12 keV entre el 8 de diciembre de 2019 y el 10 de junio de 2020. - IKI RAS

   MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El telescopio ART-XC del observatorio espacial germano-ruso Spectrum RG completó su primera revisión de todo el cielo en rayos X "duros" de alta energía en el periodo previsto de seis meses.

   Del 8 de diciembre al 10 de junio, el telescopio escaneó por primera vez continuamente la esfera celeste en rayos X duros, en el rango de alta energía comprendida entre 4-12 kiloelectron voltios.

   La resolución angular del mapa general obtenido es inferior a un minuto angular, y esta es su singularidad. Anteriormente, solo existía un mapa de todo el cielo de claridad comparable en el rango de rayos X blandos (a energías inferiores a 2 keV), realizado hace 30 años por el observatorio alemán ROSAT.

   En la radiografía dura, solo había cartas con una resolución angular mucho peor, del orden del grado del arco. "Podemos decir que un mapa a gran escala, que muestra solo las características principales del relieve, ha sido reemplazado por un mapa topográfico a pequeña escala del Universo en rayos X duros", señala en un comunicado el Insituto de Investigación Espacial de la Academia de Ciencias de Rusia.

   "Esto fue posible no solo gracias a la estrategia de observación de exploración implementada en el observatorio AWG, sino también porque el ART-XC es el primer telescopio de espejo de gran angular (su campo de visión es de 36 minutos angulares) que opera en el rango de rayos X", dice Mikhail Pavlinsky, director científico adjunto del proyecto Spectrum-RG.

   Este observatorio opera en las cercanías del punto L2 de Lagrange, a una distancia de aproximadamente un millón y medio de kilómetros de la Tierra.

   Los científicos aún tienen que investigar el mapa resultante del cielo, seleccionar fuentes de rayos X individuales en él y estudiar su naturaleza. Lo principal es que las observaciones del telescopio ART-XC continúen, y durante los próximos tres años y medio, el estudio de todo el cielo se repetirá 7 veces más. Esto agregará "profundidad" a la claridad ya alcanzada del mapa de rayos X.

Contador