Actualizado 26/06/2009 20:21 CET

No eran ovnis, eran canguros drogados

Reuters

SIDNEY, 26 Jun. (Reuters/EP) -

El "misterio" de los círculos que han aparecido en los campos de amapolas del sur de la isla australiana de Tasmania, que algunas personas habían atribuido a los alienígenas, ha quedado definitivamente resuelto: los canguros se comen las flores de la amapola, se drogan y se ponen a correr en círculos.

"Tenemos un problema con los canguros que entran en los campos de amapola, se quedan drogados y corren en círculos", explicó este jueves la principal legisladora del Estado de Tasmania, Lara Giddings.

"Después se quedan dormidos", añadió la legisladora. Mucha gente cree que los círculos que aparecen misteriosamente en las cosechas de diferentes partes del mundo han sido creados por los alienígenas y los de Australia no eran una excepción.

La productora de amapola Tasmanian Alkaloids señaló que se sabe que los animales que comen amapolas, como los ciervos y las ovejas de las tierras altas de la isla, "actúan raro" después de ingerir esta flor, de donde se extrae la heroína.

"Ha habido muchas historias sobre ovejas que han comido algo de amapolas después de la cosecha y todas andan en círculos", comentó el jefe de operaciones de campo Rick Rockliff. Australia produce en torno al 50 por ciento de la materia prima para la fabricación de morfina y otros opiáceos.