Las crías de ovirraptóridos eclosionaban como las de las aves modernas

Recreación de puesta de huevos de ovirraptórido
Recreación de puesta de huevos de ovirraptórido - CHIEN-HSING LEE/TZU-RUEI YANG/THOMAS ENGLER
Actualizado: jueves, 23 enero 2020 11:44

   MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los ovirraptóridos, dinosaurios de dos patas con aspecto de pájaro, eclosionaban de igual manera que las aves de hoy, según el análisis de huevos fósiles con tecnología de fuente de neutrones.

   Los paleontólogos de la Universidad de Bonn utilizaron la fuente de neutrones de la Universidad Técnica de Múnich en el Zentrum Heinz Maier-Leibnitz (MLZ). Esto demostró que los ovirraptóridos se desarrollaron a diferentes velocidades en sus huevos y que se parecen a las aves modernas a este respecto. Los resultados han sido publicados en la revista Integrative Organismal Biology.

   Hasta ahora, los investigadores han asumido que los dinosaurios de dos patas conocidos como ovirraptóridos, que vivieron en Asia Central durante el Cretácico Superior (de 88 a 66 millones de años), deberían colocarse entre los cocodrilos y las aves modernas con respecto a su biología reproductiva. Los cocodrilos entierran sus huevos y las crías eclosionan al mismo tiempo. Con las aves, sin embargo, la eclosión en el nido a menudo ocurre en diferentes momentos.

   Junto con científicos de Taiwán, Suiza y el Zentrum de Heinz Maier-Leibnitz en Garching, los paleontólogos de la Universidad de Bonn ahora han investigado las diferencias en el desarrollo de embriones en tres fósiles de huevos ovirraptóridos de 67 millones de años de la cuenca Ganzhou de la provincia de Jiangxi en China Había progresado. "Los huevos oviraptóridos se encuentran con relativa frecuencia en Asia Central, pero la mayoría de ellos se eliminan del contexto de su descubrimiento", dice Thomas Engler, del Instituto de Geociencias de la Universidad de Bonn. A menudo ya no se puede discernir si los huevos son de una sola puesta.

   "Esto es diferente con los fósiles que hemos examinado: encontramos un par de huevos y otro huevo juntos incrustados en un bloque de roca", informa el doctor Tzu-Ruei Yang, quien descubrió el hallazgo inusual durante una excavación cerca de la ciudad de Ganzhou en China, en un comunicado. Esto llevó a los investigadores a concluir que los huevos de 18 centímetros fueron puestos casi al mismo tiempo por un ovirraptorido hembra. Yang completó su doctorado en el Instituto de Geociencias de la Universidad de Bonn y ahora trabaja como investigador en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Taiwán.

   Los investigadores trataron de estimar si los bebés dinosaurios habrían eclosionado al mismo tiempo o en diferentes momentos en función de la etapa de desarrollo de los embriones en los tres huevos. La longitud de los huesos en el huevo juega un papel importante aquí. "El embrión con huesos relativamente más largos está más desarrollado", explica Yang. Otra indicación es la medida en que los huesos están conectados entre sí. Un esqueleto más fuertemente conectado sugiere una etapa de desarrollo más alta del embrión de dinosaurio.

   Pero, ¿cómo es posible determinar la posición de los huesos dentro de un huevo de dinosaurio fosilizado?. Los investigadores llevaron los huevos de dinosaurio a la fuente de investigación de neutrones de la Universidad Técnica de Múnich en el Zentrum Heinz Maier-Leibnitz (MLZ) en Garching.

   La longitud y la posición de los huesos del embrión llevaron a los investigadores a concluir que el único huevo debe haber sido puesto antes que el par de huevos en el mismo grupo. Sin embargo, este par también estaba en diferentes etapas de desarrollo. Secciones delgadas confirman estos resultados. Los investigadores los usaron para medir el grosor de las cáscaras de huevo. El embrión en desarrollo absorbe parte de la concha porque necesita calcio para su esqueleto en crecimiento. "Cuanto más material se retira de la cáscara del huevo, más avanzado es el desarrollo del embrión", explica Yang.

   Sobre la base de estas indicaciones, los científicos concluyen que la biología reproductiva de los ovitraptóridos era similar a la de las aves modernas, cuyos polluelos eclosionan en diferentes momentos. Los resultados argumentan en contra de la estrategia de los cocodrilos o las tortugas, que emergen de sus huevos al mismo tiempo. Esto ha llevado a los investigadores un paso más cerca de la vida de los ovirraptóridos extintos, que deambularon por Asia Central en dos patas. "Además, el estudio muestra que explorar fósiles con neutrones produce resultados científicos novedosos", dice Engler.