Eurasia interior, encrucijada cultural y genética de conexión de Europa y Asia

Publicado 29/04/2019 18:09:25CET
ELENA BALANOVSKA - Archivo

   MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo internacional de investigadores ha combinado datos arqueológicos, históricos y lingüísticos con información genética de más de 700 individuos recientemente analizados para construir una imagen más detallada de la historia de Eurasia interior que nunca antes había estado disponible.

   En un estudio, publicado en 'Nature Ecology & Evolution', encontraron que las poblaciones indígenas de Eurasia interior son muy diversas en sus genes, cultura e idiomas, pero se dividen en tres grupos que se extienden a través del área en las bandas geográficas este-oeste.

   Eurasia interior, incluidas las áreas de la actual Armenia, Georgia, Kazajstán, Moldavia, Mongolia, Rusia, Tayikistán, Ucrania y Uzbekistán, fue una vez el cruce entre Asia y Europa, y una importante intersección para el intercambio de cultura, comercio de bienes y genes en la prehistoria y los periodos históricos, incluida la era de la famosa Ruta de la Seda.

   Esta vasta área también se puede dividir en varias regiones ecológicas distintas que se extienden en gran parte de bandas este-oeste a través de Eurasia interior, que consiste en los desiertos en el extremo sur de la región, la estepa en la parte central, los bosques de taiga más al norte y la tundra hacia la región ártica. Las estrategias de subsistencia utilizadas por los grupos indígenas en estas regiones se correlacionan en gran medida con las zonas ecológicas, por ejemplo, la cría y caza de renos en la región de la tundra y el pastoreo nómada en la estepa.

   A pesar de la larga e importante historia de Eurasia interior, los detalles sobre las migraciones pasadas y las interacciones entre grupos no siempre son claros, especialmente en la prehistoria. "Eurasia interior es un lugar perfecto para investigar la relación entre las condiciones ambientales y el patrón de migración y mezcla humana, así como los cambios impulsados por innovaciones culturales como la introducción del pastoreo lechero en la estepa", afirma el coprimer y principal autor del artículo, Choongwon Jeong, del Instituto Max Planck Instituto para la Ciencia de la Historia de la Humanidad, en Alemania.

   Para aclarar nuestra comprensión de algunos de los matices de la historia de la región, un equipo internacional de investigadores emprendió un ambicioso proyecto para utilizar ADN moderno y antiguo de una amplia gama geográfica y un periodo de tiempo, en concierto con arqueología, lingüística e información histórica, para aclarar las relaciones entre las diferentes poblaciones.

   "Algunos grupos étnicos se estudiaron anteriormente --comenta el también co-primer autor, Oleg Balanovsky, del Instituto Vavilov de Genética General en Moscú--, pero realizamos más de cien viajes de campo para estudiar esta vasta región de manera sistemática y llegamos a las comunidades hablando casi todas las lenguas euroasiáticas internas".

TRES GRUPOS DISTINTOS DE ESTE A OESTE

   Para este estudio, los investigadores analizaron el ADN de 763 individuos de toda la región y también volvieron a analizar los datos de todo el genoma de dos antiguos individuos de la cultura Botai, y compararon esos resultados con los datos publicados previamente de individuos modernos y antiguos. Encontraron tres agrupaciones genéticas distintas, que están dispuestas geográficamente en bandas este-oeste que se extienden a lo largo de la región y se correlacionan generalmente con zonas ecológicas, donde las poblaciones dentro de cada banda comparten una combinación distinta de ancestros en proporciones variables.

   La agrupación más al norte, que denominan "tundra del bosque", incluye a los rusos, a todos los hablantes de lengua urálica, que incluyen a los hablantes de húngaro, finlandés y estonio, y de idioma yeniseo, de los cuales solo uno permanece hoy y se habla en Siberia central. El grupo intermedio, que denominan "bosque de estepa", incluye a las poblaciones de habla turca y mongólica del Volga y de la región alrededor de las montañas de Altai y Sayan, cerca de donde se encuentran Rusia, China, Mongolia y Kazajstán. La agrupación más al sur, la "estepa del sur", incluye el resto de las poblaciones de habla turca y mongólica que viven más al sur, como los kazajos, kirguisos y uzbekos, así como los tayikes de lengua indoeuropea.

REVELADAS CONEXIONES GENÉTICAS PREVIAMENTE DESCONOCIDAS

   Debido a que el estudio incluye datos de un periodo de tiempo amplio, puede mostrar cambios en la ascendencia en el pasado que revelan interacciones previamente desconocidas. Por ejemplo, los científicos encontraron que las poblaciones de la estepa del sur tenían un componente genético más grande de Asia occidental y meridional que los otros dos grupos. Este componente también está muy extendido en las poblaciones antiguas de la región desde la segunda mitad del primer milenio antes de Cristo, pero no se encontró en el centro de Kazajstán en periodos anteriores.

   Esto sugiere un movimiento de población desde la región de la estepa del sur a la región del bosque de la estepa que anteriormente se desconocía.

   "Eurasia interior ha funcionado como un conducto para la migración humana y la transferencia cultural desde la primera aparición de los humanos modernos en esta región. Como resultado, observamos un profundo intercambio de genes entre las poblaciones de Eurasia occidental y oriental en múltiples capas --explica Jeong--. La oportunidad de encontrar evidencia directa de las antiguas capas ocultas de mezcla, que a menudo es difícil de apreciar entre las poblaciones actuales, es muy emocionante".

   "No solo encontramos corredores, sino también barreras para las migraciones --agrega Balanovsky--. Algunos de ellos separan los grupos históricos de poblaciones, mientras que otros, como la barrera distintiva que sigue la Gran Cordillera del Cáucaso, obviamente fueron moldeados por el paisaje geográfico".

   Dos individuos antiguos re-secuenciados en este estudio se originaron en la cultura Botai en Kazajstán, donde el caballo fue domesticado inicialmente. El análisis del cromosoma Y (heredado a lo largo de las líneas genealógicas paternas) reveló un linaje genético que es típico en la estepa kazaja hasta la actualidad. Pero el análisis de los autosomas, que ambos padres contribuyen a sus hijos, no muestra rastro de la herencia de Botai en las personas de hoy en día, probablemente debido a las migraciones repetidas en la región tanto del oeste como del este desde la Edad de Bronce.

   Los científicos enfatizan que su modelo de tres agrupaciones no explica perfectamente todas las poblaciones conocidas y que hay ejemplos tanto de valores atípicos como de grupos intermedios. "Es importante organizar un estudio futuro para un muestreo adicional de regiones escasamente pobladas entre las comunidades, por ejemplo, Kazajstán Central o Siberia Oriental", afirma el autor principal del papel, Johannes Krause, también del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

Para leer más