¿Seguro que basta con traducir tu eCommerce a Inglés?

Ibidemgroup
IBIDEMGROUP
Actualizado 01/08/2017 15:07:12 CET

Casi todas las tiendas online está traducidas a Inglés, pero... ¿Y si tu mayor potencial de ventas estuviera en un país en el que no has pensado?

Madrid, a 1 de Agosto de 2017.-

Sacar adelante un proyecto de ventas en internet no es fácil. Traducir una idea de negocio en un proyecto rentable, exige mucha dedicación y recursos. Muchos emprendedores lo logran, pero luego no saben cómo capitalizar todo ese esfuerzo, no aciertan a multiplicar las ventas y recoger las ganancias que todo ese esfuerzo merece.

Tener una tienda en internet es una puerta abierta a un mercado global. El único freno, las únicas limitaciones estratégicas, son las barreras logísticas y las barreras idiomáticas.

A nivel logístico, a día de hoy casi todas las empresas de transporte envían a todo el mundo, y lo hacen a costes muy bajos. También las barreras aduaneras son cada día más bajas, y muchas empresas se han especializado en ofrecer servicios integrales a bajo coste.

A nivel lingüístico, tener el Español como idioma principal es una gran ventaja, ya que el Español es el segundo idioma más hablado del mundo, con 500 millones de hispanohablantes, sólo superado por el Chino mandarín. Además es el idioma que crece a mayor velocidad, por lo que el mercado en Español se hará más y más grande con el tiempo. No hay mejor punto de partida para un eCommerce que partir del Español como idioma principal. Eso si, hay que asegurarse de ofrecer contenidos de calidad, descripciones detalladas de cada producto, explicaciones exhaustivas, comparativas útiles, consejos honestos, imágenes, vídeos

El Inglés, comodín imprescindible

A partir de aquí el siguiente paso es traducirlo todo a Inglés. Es obligado. El Inglés es un idioma comodín, te abre la puerta a casi todo el mundo, es segunda lengua de casi toda la población occidental. En Francia pueden hablar francés, alemán en Alemania o sueco en Suecia, pero todo ellos tienen una cosa en común: hablan Inglés, y están habituados a navegar en Inglés.

Además traducir una web a Inglés es mucho más sencillo y mucho menos costoso que desarrollarla. Al fin y al cabo sólo hay que traducir los textos, aprovechando la plataforma ya creada. Una buena agencia de traducción puede traducir una web de eCommerce en apenas 1 semana, a un coste que suele rondar los 1.000 o 2.000€ en función del número de referencias y textos.

¿Y a partir de aquí..?

A partir de aquí es donde viene lo bueno, las opciones menos trilladas, el camino que pocos recorren. Y es que las oportunidades están siempre fuera del camino marcado, lejos de lo típico. Hay millones de clientes que no buscan en Inglés. Tú mismo, lector, igual que yo, probablemente busques en español. Y eso a pesar de que seguro que hablas algo de Inglés. Pero buscas en Español. Porque te resulta más cómodo. ¿Cómo crees que busca un ruso? ¿En qué idioma piensas que busca un alemán, o un chino..?

Re analiza cuáles pueden ser tus clientes potenciales, en clave internacional

El producto (o el servicio) que ofreces, debe ser el eje de una profunda reflexión: ¿Dónde podrían triunfar tus productos? ¿En qué país pueden estar buscando algo como lo que ofreces? ¿Dónde tienen tus productos un valor diferencial especial? Es fundamental investigar los intereses y la idiosincrasia de cada cultura, para dar con la clave.

Hay muchos productos españoles que han triunfado en el extranjero, en países donde quizás ni ellos mismos lo habrían imaginado. TieTop, por ejemplo, un sencillo cubre corbatas, es hoy tendencia en EEUU, donde genera buena parte de su facturación.

Quizás uno de los ejemplos más increíbles es el de la chocolatería madrileña San Ginés, que ha conseguido implantarse con éxito en países como China y Japón, donde los churros están causando furor, algo impensable hace unos años.

Otro producto de alimentación que ha conseguido exportar su modelo de negocio es el del yogur helado. Llao Llao orientó su expansión internacional hacia zonas de altas temperaturas, y ha logrado una gran penetración en países como Marruecos, Francia, o Turquía. Ofrecen yogur helado, un producto tradicional al que le han dado una vuelta para que resulte muy atractivo para el consumidor.

El idioma, en tu mejor aliado

Todos estos proyectos tienen algo en común. Un estudio profundo de los diferentes mercados, de las preferencias del consumidor en cada país, su comportamiento, sus gustos Todas estas empresas comparten una apuesta decidida por el mercado exterior sobre el que han puesto la vista. Todas han adaptado más o menos sus productos a las necesidades o gustos locales, también su comunicación, el naming o simplemente los colores del packaging. Porque son esos pequeños detalles los que marcan la diferencia.

Pero nada de esto funcionaría si no se dirigieran al consumidor en su propio idioma, sea este alemán, sueco, ruso o chino. Porque es el idioma el que abre las puertas, especialmente para las tiendas virtuales, que reciben la mayor parte de sus visitas a través de buscadores como Google, que desde hace ya algunos años geolocalizan sus SERPs. A día de hoy Google detecta la ubicación de sus usuarios, y les ofrece resultados adaptados a su idioma, por lo que sólo muestra páginas en alemán para búsquedas desde Alemania, o webs en ruso para búsquedas desde Rusia.

Así las cosas, resulta imprescindible explorar las oportunidades escondidas en paises “exóticos”. Países cuya única barrera de entrada es el idioma, un obstáculo nimio en términos de costes. La clave, escoger traductores nativos y expertos en marketing y SEO que sepan no sólo traducir sino transmitir la filosofía de la marca fuera de sus fronteras.

   

Autor: Pedro Fernández Empresa: OlimpoMarketing

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación