Publicado 04/02/2021 12:01CET

Uno de cada cinco pacientes valencianos con cáncer no fue diagnosticado o se diagnosticó tarde en la primera ola

Día mundial contra el cáncer
Día mundial contra el cáncer - AECC VALENCIA

VALÈNCIA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

La saturación hospitalaria provocada por la Covid-19 ha implicado un retraso en las actividades diagnósticas de cáncer: se estima que uno de cada cinco pacientes no se ha diagnosticado o fue diagnosticado tarde durante la primera ola de la pandemia. En el caso de pruebas como las citologías la reducción ha sido del 30% y las biopsias se redujeron un 23,5%.

Esta situación preocupa especialmente en regiones en las que ya era baja la participación en pruebas para la detección del cáncer, como es el caso de la Comunitat Valenciana, donde se observa un "déficit conductual a la hora de atender las llamadas de la Administración para la detección precoz", y a esto se añade ahora el miedo a desplazarse por los contagios.

A modo de ejemplo, más del 55% de valencianos entre 50 y 69 años nunca se han realizado test de sangre en heces que permite la detección precoz del cáncer de colon, aun perteneciendo a grupo de riesgo, y por lo que respecta a las citologías para el diagnóstico de cáncer de cuello de útero, la valenciana es la tercera CCAA, por detrás de Andalucía y Cataluña, con mayor número de mujeres que nunca se han realizado esta prueba, en total, 640.100 mujeres.

Así lo ha puesto de relieve el vicepresidente de la Asociación Española Contra el Cáncer de Valencia (AECC Valencia), Antonio Llombart, durante la presentación del informe 'Impacto de la pandemia en las personas afectadas por el cáncer' presentado este jueves junto a la gerente y el presidente de la entidad, Helena Alloza y Tomás Trénor, con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer.

TRATAMIENTO DE "PRIORIDAD ABSOLUTA" EN CENTROS PÚBLICOS

Con respecto a los tratamientos en los hospitales, el informe advierte también de una disminución, aunque en menor medida, del número de pacientes tratados con quimioterapia y radioterapia durante los momentos más duros de la pandemia, que se redujeron un 9,5% y un 5% respectivamente.

En este punto, preguntado sobre el traslado de pacientes oncológicos hacia hospitales privados, Llombart ha asegurado que están teniendo "preferencia absoluta" a la hora se ser tratados en los centros públicos, por lo que "la necesidad de transferencia hacia la privada no está siendo tan acuciante en el caso de pacientes con cáncer como en otras patologías".

En todo caso, en los casos en los que sí se han derivado algunos pacientes, "el IVO está colaborando de forma activa y eficaz" en sus tratamientos y "hoy por hoy no hay ninguna situación de precariedad en los tratamientos oncológicos, no así en el diagnóstico precoz", ha puntualizado.

LA SOLEDAD, 34.673 PACIENTES VALENCIANOS VIVEN SOLOS

La situación provocada por la pandemia también ha incrementado el malestar emocional de las personas con cáncer, que va "en ascenso".

Durante el confinamiento, uno de cada tres pacientes oncológicos sufrió síntomas de ansiedad y depresión; en noviembre de 2020 esta cifra se hacía extensible a un 41% de los pacientes en España. "Los más susceptibles a padecer estos trastornos son menores de 30 años, con diagnóstico reciente, en situación de desempleo o con ingresos inferiores a 1.100 euros, a los que se les hace difícil gestionar la información en medio de la COVID-19", ha explicado Helena Alloza.

Uno de los problemas asociados al malestar emocional es la soledad no deseada: un 40% de las personas con cáncer se han sentido solas en este tiempo de pandemia. Según el Observatorio Nacional del Cáncer, en la Comunitat Valenciana 34.673 pacientes viven solos, situándose las personas con más de 60 años como el grupo más numeroso que atraviesa esta circunstancia en soledad.

"Vivir el proceso en soledad y en un contexto sociosanitario especialmente duro es una dificultad para hacer frente a todo lo que supone un cáncer. Y ahora, con el virus fuera y con la incidencia más elevada, un riesgo", ha advertido la gerente.

2 DE CADA 5 PACIENTES VALENCIANOS, SIN EMPLEO NI PRESTACIÓN

Otra de las principales preocupaciones de los hogares con cáncer es la económica. Según el informe nacional que se ha presentado hoy, el 46% de los hogares reconoce que la situación económica familiar ha empeorado desde la irrupción de la COVID-19. De ellos, un 17% no ha podido recuperarse después de la primera ola. España ha sumado en 2020 más de 27.000 pacientes diagnosticados desempleados, autónomos o con una renta igual o inferior al salario mínimo interprofesional.

La Comunitat Valenciana es la tercera con mayor número de personas con cáncer en esta situación o incluso peor: dos de cada cinco valencianos (41,66%) con cáncer y sin trabajo no reciben prestación por desempleo resultándoles difícil hacer frente a los gastos que implica la enfermedad, entre 100 y 300 euros al mes por núcleo familiar.

"El servicio de Atención Social de AECC Valencia se encuentra con pacientes de entre 50 y 60 años que están más preocupados por alimentarse bien o seguir pagando gastos básicos que por las propias consecuencias de los tratamientos. Si a esto se le suma precariedad laboral, pueden llegar a situaciones en los que resulta extremadamente difícil mantenerse. Por ello reforzamos las ayudas económicas de emergencia a comienzos del pasado año", ha apuntado Alloza.

UN 'ACUERDO FRENTE AL CÁNCER'

Con motivo del 'Día Mundial Contra el Cáncer', la Asociación ha lanzado una campaña para reclamar un Acuerdo Contra el Cáncer para dar una respuesta común ante la situación de los pacientes, ya frágil de por sí y empeorada con la COVID. "El cáncer es igual para todos, pero no todos son iguales frente al cáncer", ha subrayado el presidente de AECC Valencia, Tomás Trénor.

"Necesitamos unirnos para hacer frente a una enfermedad que afectará a uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres a lo largo de su vida", ha remarcado. Por ello, la campaña reclama "un acceso ecuánime a los programas de prevención, a los tratamientos y a los resultados de investigación, independientemente de la situación personal o sociosanitaria en la que nos encontremos".

La entidad ha lanzado una recogida de firmas para alcanzar este Acuerdo con el que dar respuesta a las necesidades de los pacientes con cáncer y sus familias, aspirando a conseguir no solo más visibilidad, sino que el cáncer se sitúe como "prioridad" dentro de las políticas públicas nacionales y autonómicas. Se puede acceder al manifiesto y firmarlo a través de www.acuerdocontraelcancer.com.

Para leer más