La comisión Borrull Socors cambia sus estatutos para abrir a los hombres la posibilidad de ser 'fallero mayor'

Comissió Borrull Socors (archivo)
BORRULL SOCORS
Publicado 24/10/2018 16:14:08CET

VALÈNCIA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La falla Borrull Socors de València ha aprobado la renovación de sus estatutos para abrir la representación de la comisión mayor e infantil a hombres y mujeres por igual, con lo que su máximo representante podría ser fallero o fallera mayor, con la denominación que establezca la Junta Central Fallera (JCF).

Así lo ha acordado la comisión por unanimidad en "el congreso más importante de su historia", celebrado el pasado fin de semana. El cambio de los estatutos contempla la desaparición de las cortes de honor femeninas, de forma que tanto hombres como mujeres podrían integrarlas a partir de las Fallas de 2020, detalla la falla en un escrito en su web.

Desde la Junta Central Fallera (JCF) han recordado a Europa Press que la falla Blanquerías de València ya estrenó el cargo de fallero mayor el pasado mes de junio, como un gesto por la igualdad pero sin cambiar los estatutos y en combinación con el cargo de fallera mayor. En el caso de Borrull Socors, la intención es que los hombres puedan optar todos los años como máximos representantes.

Esta decisión llega tras cuatro meses de trabajo por parte del comité específico 'Congrés Borruler' establecido en la comisión, formado por diez integrantes. Finalmente, el 80% de los componentes de la falla participaron en la junta extraordinaria para votar y acordar las actualizaciones después del proceso online de presentación de enmiendas

El objetivo de Borrull Socors es que, en la celebración del próximo Congreso Fallero, los estatutos de la JCF "reflejen realmente los cambios que se han introducido con sus propuestas y acciones, así como las de las comisiones que ya trabajan y viven en el siglo XXI", ha afirmado su presidente, Sebas Marín.

Se trata de cambios "necesarios en el contexto histórico y social en que vivimos, y en coherencia con la forma de sentir, hacer cultura y hacer falla de Borrull Socors", ha manifestado, con la meta de "adaptar los estatutos a lo que pide la sociedad actual".

"Es la normalidad, no hemos hecho otra cosa", ha añadido Marín en declaraciones a Europa Press, ya que ha defendido que se trata de una de las "cuestiones evidentes que hay que acatar" en el mundo de las Fallas. Ha apuntado al respecto la existencia de un "problema de fondo", con la necesidad de cambios en la normativa global de las fiestas josefinas para suprimir "cosas inviables" como el hecho de que desfilen por separado hombres y mujeres.

Para este representante de Borrull Socors, son cuestiones que "se tendrían que cambiar de facto", aunque ha recordado que es necesaria la celebración de un congreso fallero extraordinario que ha recalcado que "la Nau llevaba en su programa electoral y no se ha celebrado".

LENGUAJE INCLUSIVO

En este contexto, "como es lógico", el texto de los estatutos también utiliza a partir de ahora lenguaje inclusivo en su totalidad, como la sustitución del término 'presidente' por 'presidencia', así como un planteamiento respetuoso con la perspectiva de género en cada uno de sus puntos.

Con este avance, el presidente de la falla ha manifestado sentirse "muy orgulloso, agradecido y satisfecho con la gran participación de la comisión en este proceso, tanto en su parte presencial como online".

Y ha resaltado el apoyo "no solo en las meses de redacción del comité, también en el desarrollo de la votación y el análisis en el que se han realizado importantes medidas para llegar a un texto que consideramos hecho con responsabilidad social y fallera". "En Borrull Socors hemos hecho los deberes", ha enfatizado Marín.

Respecto al precedente que marcó el fallero mayor de Blanquerías, ha asegurado que marcó "una inspiración", al igual que las palabras de despedida de la Fallera Mayor Infantil de 2018, Daniela Gómez, con alusiones al "principito" en el acto de elección de las cortes de honor de 2019.

NUEVO ESCUDO

Al margen de la apertura de los estatutos, la junta extraordinaria dio luz verde a un cambio de imagen que contempla la convivencia del escudo histórico de esta falla casi centenaria con uno nuevo, diseñado por una joven fallera, diseñadora gráfica y una de las artistas de las fallas de la comisión, Marina Marín.

En concreto, el escudo tradicional se mantendrá en el estandarte, las joyas y el emblema exterior del casal. El nuevo, a partir de su presentación pública, se utilizará para el resto de necesidades comunicativas y para la proyección de la comisión en todos sus pasos futuros.

"Hemos concluido entre todos que es el momento de demostrar nuestra evolución, nuestras propuestas, nuestro trabajo y nuestro camino con una imagen acorde", ha aseverado el presidente de Borrull Socors.

INVERSIÓN MÍNIMA EN FALLAS

Por otro lado, la comisión ha acordado regular por estatuto la inversión mínima en fallas para cada ejercicio, el 20% de las cuotas anuales. La intención es "demostrar y continuar hacer creciendo el compromiso con la esencia de las fallas, las propuestas artísticas, críticas y satíricas de cada año". "Nuestro sentimiento de '#VolemFalla'", ha recalcado Marín.

Paralelamente, los estatutos de la falla se han adaptado a las nuevas tecnologías y a las exigencias actuales en materia de cumplimiento de protección de datos.