19 de febrero de 2020
 

Fiscalía pide 20 años de cárcel para un preso acusado de abusar sexualmente e intentar matar a dos chicas en un permiso

Publicado 09/12/2019 14:25:35CET
Vista exterior de Picassent
Vista exterior de Picassent - EUROPA PRESS - Archivo

VALÈNCIA, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

Fiscalía pide una pena de 20 años y medio de cárcel para un preso con antecedentes por agresión sexual y homicidio acusado de abusar de una chica y de intentar matar a otra en plena calle en València cuando disfrutaba de un permiso penitenciario.

El hombre se ha sentando este lunes en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Valencia y se enfrenta a esta pena por un delito de agresión sexual, otro de lesiones y un delito de asesinato intentado, tal y como solicita el ministerio público provisionalmente.

El acusado ya fue condenado en el año 2007 por un delito de agresión sexual y otro de homicidio a 18 años de cárcel, con lo que estaba interno en la cárcel valenciana de Picassent. Transcurridos 11 años, cuando disfrutaba de un permiso, en los días 25 y 26 de septiembre de 2018, supuestamente cometió de nuevo otra agresión y otro intento de homicidio.

El primer hecho, el del día 25, tuvo lugar en la calle Quevedo, esquina con calle Huesca de València. La víctima, una joven, caminaba con los auriculares puestos y el acusado se situó al lado, le dijo algo que la chica no oyó y luego le tocó los pechos e intentó introducir su mano por debajo de la camiseta.

Ante la resistencia opuesta por la joven, que intentaba apartarse y gritaba, el acusado la golpeó brutalmente en la parte izquierda de su rostro con su puño derecho, con lo que ésta cayó al suelo. Después le golpeó por la zona derecha de su cabeza en la calzada y huyó del lugar. La víctima sufrió traumatismo craneoencefálico y contusión mandibular izquierda, además de trastorno de estrés postraumático.

Al día siguiente, sobre las 22.30 horas, cuando otra joven caminaba por la calle Angel Guimerá de València en dirección a la Gran Vía Fernando el Católico mirando su teléfono móvil, el acusado, para acabar con su vida, se le aproximó por detrás y de forma inesperada, y sin motivo alguno, le pasó el brazo por encima del hombro izquierdo y con un cúter que portaba le cortó la garganta de derecha a izquierda y se dio a la fuga.

La joven no sintió dolor inicial y llegó a pesar que era una broma, pero posteriormente se percató de la agresión al tocarse el cuello y ver la sangre. Fue auxiliada por otra persona que vio lo sucedido. El hombre fue detenido momentos después y se le intervino el cúter y unas tijeras. La chica también sufrió varias lesiones y trastorno por estrés postraumático.

Para leer más