Publicado 23/09/2019 10:10CET

Metges del Món exige la derogación de las ordenanzas que favorecen la explotación sexual y medidas para las víctimas

Recurso de prostitución, Policía Nacional, club de alterne, investigación, striptease
Recurso de prostitución, Policía Nacional, club de alterne, investigación, striptease - POLICÍA NACIONAL - Archivo

VALNCIA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Voluntarias y voluntarios de Metges del Món Comunitat Valenciana, con motivo este lunes del Día Internacional contra la Explotación Sexual, han reclamado este lunes "la derogación de las ordenanzas municipales que favorecen el negocio de la explotación sexual, que sólo beneficia a proxenetas, tratantes y puteros" y han exigido asimismo la puesta en marcha de las medidas necesarias para acabar con la trata de acciones concretas en favor de las mujeres víctimas.

Para ello, esta ONG, que lleva 20 años trabajando en la defensa de la salud de miles de mujeres en situación de prostitución, ha puesto en marcha una campaña de concienciación en la que mediante vídeos, grabados por ellos mismos, escenifican los testimonios recogidos en las intervenciones del programa de Personas en Situación de Prostitución y Trata de Valencia y Alicante, pero haciendo un cambio de roles. De este modo, hombres representan a personas prostituidas y las mujeres son puteras.

Con esta acción Metges del Món quiere visibilizar la situación de las personas en situación de explotación sexual y anteponer la perspectiva de derechos humanos en la lucha contra la trata de personas.

Esto significa aplicar todos los protocolos firmados por las instituciones para, de esta manera, garantizar la protección de los derechos de las víctimas de este delito, que sufren graves violaciones a sus derechos humanos.

Asimismo, han recordado al Ayuntamiento de Valncia y a la Generalitat Valenciana "su obligación de defender y garantizar la salud y seguridad de toda la ciudadanía, especialmente de aquellos colectivos en situación de extrema vulnerabilidad como son las personas que se encuentran en situación de explotación sexual".

La trata con fines de explotación sexual implica la explotación sexual mediante engaño, fuerza, cualquier coacción o aprovechando situaciones de vulnerabilidad y el sometimiento de las mujeres a prostituirse en contra de su consentimiento y obtener beneficios a costa de dicha explotación, independientemente de que sean traficadas o no; es decir, de que se traspasen o no las fronteras de los países.

España es uno de los principales países de destino y tránsito de la trata, principalmente de mujeres con fines de explotación sexual, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

La trata de personas es "una gravísima violación de derechos humanos". Según Naciones Unidas, es "la nueva cara de la esclavitud en el mundo y el tercer negocio ilícito más lucrativo, después del tráfico de armas y de drogas ilegales".

Así, han conststado que "si existe oferta es porque hay demanda y esta demanda proveniente de hombres que consumen sexo de pago que alimenta una situación injusta, violenta y con graves riesgos al derecho a la salud de estas mujeres, en un Estado de Derecho es perfectamente aplicable una sanción, un castigo punitivo a los puteros que promueven esta situación".

APOYO Y SALIDAS, NO PERSECUCIÓN

Sin embargo, la dificultad para aplicar las medidas de protección radica en que las autoridades siguen abordando el tema de la trata de personas desde un enfoque de persecución del delito y control migratorio, lo que supone investigación y persecución de las redes, mafias, y "utilización" de la víctima como testigo; y la aplicación de las normas migratorias a toda persona que se encuentre en situación administrativa irregular como es la expulsión.

Así, han advertido de que si la policía hace una redada y, en ocasiones, detectan a una mujer en situación administrativa irregular, la trasladan al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) por esta falta administrativa, pese a que "la mujer esté en situación de trata y tenga miedo a represalias hacia ella o su familia y no sepa o pueda verbalizar su situación".

Al respecto, han advertido de que la policía identifica a víctimas de trata "si ésta habla y le da información sobre sus tratantes" y que "esta mujer terminará siendo deportada a su país de origen, dónde están sus tratantes, con la deuda adquirida pendiente de pagar y donde volverá a ser tratada".

En esta línea, han apuntado que se producen situaciones similares con la aplicación de la 'Ordenana Municipal sobre l'exercici de la prostitució en la via pública', aprobada por acuerdo de Plenario el 26 de julio de 2013 de la ciudad de Valncia, ya que existe casos en los que las personas en situación de explotación sexual son "multadas o amenazadas en lugar de ser atendidas como víctimas de esta situación".

CONSECUENCIAS DE LA PROSTITUCIÓN

Metges del Món ha señalado que su experiencia estos 20 años
con este colectivo en la ciudad en Valencia y Alicante les ha permitido identificar las consecuencias para la salud física, psíquica y socialdel que supone el ejercicio de la prostitución.

Así, han advertido de que las consecuencias para la salud mental, constatadas por los profesionales que las atienden, son las mismas que sufren las personas sometidas a torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Por todo ello, exigimos que las medidas para con las mujeres en situación de explotación sexual "dejen de ser coercitivas" y por el contrario que las autoridades "desarrollen acciones concretas para darles techo, formación y una salida laboral y al mismo tiempo intensifiquen la persecución a las mafias, garantizando que el bien jurídico a proteger son las mujeres, las víctimas".

Para leer más