Puig cree que el Botànic "no es trasladable a la aritmética española" y confía en no llegar a nuevas elecciones

Actualizado 01/07/2019 16:36:00 CET
Puig interviene en los 'Encuentros SER'
Puig interviene en los 'Encuentros SER'GVA

VALÈNCIA, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 'president' de la Generalitat Valenciana y líder del PSPV-PSOE, Ximo Puig, ha defendido este lunes que el pacto del Botànic al que llegó hace unas semanas su partido junto a Compromís y Unides Podem-Esquerra Unida "no es trasladable a la aritmética española" para la conformación de un nuevo gobierno liderado por Pedro Sánchez. "No contemplo un adelanto electoral, sería la peor de las soluciones", ha aseverado.

En una entrevista en 'Los Desayunos de TVE', recogida por Europa Press, Puig ha comparado el pacto de gobierno alcanzado en la Comunitat Valenciana con el debate de investidura del presidente del Gobierno en funciones y del PSOE, que se celebrará en julio a la espera de la fecha que acuerde Sánchez este martes con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Eso sí, ha subrayado que los tres partidos del gobierno valenciano estuvieron "hablando y discutiendo" hasta llegar "en tiempo y forma a la investidura", por lo que ha instado a "hablar, dialogar e intentar convencerse para solidificar gobiernos". Ha hecho hincapié en que "no fue un pacto tan 'in extremis'" y que estuvo "dentro del marco de normalidad de estos cuatro años" de coalición PSPV-Compromís con el apoyo externo de Podem.

En clave nacional, ha asegurado que "se puede gestionar adecuadamente la diversidad", si bien "la aritmética española no es la misma que la valenciana" por la mayoría progresista de Les Corts diferente a la del Congreso. Ha descartado que la entrada de un tercer socio suponga necesariamente un aumento de carteras, sino que en el Consell pensaron que "era mejor desarrollar un gobierno de estas características"

Puig ha llamado a seguir el ejemplo valenciano y "buscar una mayor capacidad de entendimiento entre fuerzas transversales", algo que "debería ser oportuno en toda España". "Esta fronterización, este sistema de bloques compactados, este nuevo bipartidismo con partidos dentro del los bloques, no es la solución para España", ha reivindicado, porque "los ciudadanos no lo viven así".

Ha insistido en que "sinceramente" no contempla el escenario de un adelanto electoral, "la peor de las soluciones". "No se puede decir a los electores que se han equivocado y que hay que volver a votar porque los partidos son incapaces de ponerse de acuerdo. No es razonable volver a empezar y dar las cartas de nuevo", ha advertido, si bien ha extrapolado la situación a la del resto de Europa, "más atomizada que en el pasado".

"NEGOCIAR HASTA LAS HORAS QUE HAGA FALTA"

En este contexto, ha reivindicado que "lo que es exigible es ponerse de acuerdo y negociar hasta las horas que haga falta, pero desde luego no quedarse en un 'stand-by' permanente en el que no sabemos si habrá gobierno o no o nuevas elecciones".

Para evitarlas, ha apuntado dos "salidas", primero la del PP que "exigió al PSOE en su momento" de abstenerse en la investidura, que ve como "la más oportuna". Pero también "la de otro partido que llegó a estar en un planteamiento de gobierno compartido con el PSOE y ahora no se sabe muy bien por qué le están atomizando", ha señalado sin nombrar a Ciudadanos.

Puig ha recordado que los socialistas se abstuvieron en la investidura de Mariano Rajoy --expresidente del Gobierno y del PP-- y lo ha enmarcado en "unas circunstancias diferentes de un partido adosado a la corrupción". "El PSOE, que tiene 140 años de historia y sus luces y sombras como todos, en los grandes retos a favor del país siempre ha estado, y ahí estuvo", ha enfatizado, para puntualizar que "es comprensible la postura que tenía entonces Sánchez u otros compañeros que pensaban que no era la mejor solución, sobre todo por lo que significaba Rajoy en aquel momento".

APOYO DE LOS INDEPENDENTISTAS

Respecto a si Sánchez puede votar con los votos de los independentistas, ha afirmado que "por supuesto" y que no vería "lógico que sean a cambio de nada". Ha vuelto a urgir a "llegar a la normalización de la situación en Cataluña en unos meses o unos años a ser posible", ante un gobierno de la Generalitat que "no asume lo que significa el Estado de derecho".

Esto supondría, a su juicio, "un gobierno que pudiera contar con el apoyo de personas que no piensan como los otros". "Eso es la coalición. Siempre dijimos que dentro de la Constitución se puede defender todo, todo lo que no vaya en contra de la democracia", ha manifestado, para recalcar que "los independentistas catalanes deben comprender que no puede haber democracia sin Estado de Derecho". Y ha alertado: "Si fronterizamos para siempre no va a haber solución nunca".

En clave valenciana, ha reiterado que el hecho de que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019 no salieran adelante supuso "1.400 millones de euros menos para la Comunitat entre inversiones y financiación" por "esa extraña coalición entre las derechas y los independentistas" que tumbaron las cuentas. "Necesitamos un gobierno, necesitamos un Presupuesto y, desde luego, necesitamos que haya certidumbre, confianza", ha exclamado.

Contador