Publicado 13/01/2015 20:48CET

Sevasa consulta a la Comisión Paritaria si es negociable reservar para la estiba actividades complementarias

Contenedores en el puerto de Valencia
EUROPA PRESS

VALENCIA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad de Estiba y Desestiba del Puerto de Valencia (Sevasa-Sagep) elevará una consulta a la Comisión Paritaria Sectorial para saber si se puede negociar la inclusión en el convenio colectivo de la reserva para este colectivo de "actividades complementarias que el RDL 2/2011 no reserva como exclusivas de la estiba" que plantean los sindicatos.

Así lo ha indicado en un comunicado, en el que ha efectuado un llamamiento a la prudencia y ha reiterado su voluntad de mantener abierta la negociación del convenio de la estiba del puerto de Valencia ante la huelga anunciada por los sindicatos para el próximo 30 de enero.

Desde Sevasa han destacado que siempre han propuesto ratificar la parte del convenio ya acordada, que sitúan en torno a un 99 por ciento, y consultar a la Comisión Paritaria Sectorial si puede o no negociar el ámbito funcional que plantean los sindicatos.

Según señalan, la negociación se rompió hace unas semanas "de forma unilateral por los sindicatos e influida por la demoledora sentencia del Tribunal de Justicia Europeo que deja sin argumentos a los sindicatos", tras la pretensión de estas organizaciones de "blindar en el texto del actual convenio actividades que contravienen lo estipulado en la actual legislación de Puertos del Estado y ahora también la sentencia europea", referidas a recepción y entrega, embarque y desembarque de vehículos.

Ante la convocatoria de huelga, Sevasa ha remarcado su voluntad de continuar con la negociación, "máxime cuando en la actualidad el único punto de discrepancia es el referido a la inclusión en el ámbito funcional de las tareas comerciales-complementarias", y ha decidido efectuar esa consulta, con la pretensión de que todas las partes se comprometan a aceptar la resolución de la Comisión Paritaria Sectorial.

También ha realizado un "llamamiento a la prudencia para evitar un conflicto que perjudicaría gravemente al puerto de Valencia como motor de la economía valenciana", del que dependen más de 18.000 puestos directos o indirectos, subrayan las mismas fuentes.