Publicado 16/06/2021 16:07CET

Un total de 57 municipios se unen a la campaña de la Fundación Oceanogràfic para visibilizar a la tortuga boba

Sergi Campillo y Mireia Mollà limpian parte de la playa la Dehesa de El Saler junto al Parador
Sergi Campillo y Mireia Mollà limpian parte de la playa la Dehesa de El Saler junto al Parador - OCEANOGRÀFIC

   VALÈNCIA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 57 municipios costeros de la Comunitat Valenciana, Murcia e Illes Balears participan en la campaña 'Tortugas en el Mediterráneo 2021', que pone en marcha la Fundación Oceanogràfic para concienciar a bañistas y viajeros de la presencia de la tortuga boba ("Caretta, caretta").

   La iniciativa cuenta además con la participación del Metro de València y el Tram de Alicante, con la colaboración de la Conselleria d'Agricultura, Medi Ambient, Canvi Climàtic I Desenvolupament Rural, FGV, Emergencias 112, Universitat de València, Paradores y Global Omnium.

   Coincidiendo con el Día Mundial de la Tortuga Marina, el director general del Oceanogràfic de València, Eduardo Nogués, ha presentado en el Parador de El Saler esta segunda edición de la campaña. Han acudido asimismo la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, el vicealcalde de València, Sergi Campillo, el director del Parador de El Saler, Francisco Contreras, el director general del Oceanogràfic, Eduardo Nogués, y el director de Operaciones Zoológicas del Oceanogràfic e investigador, Daniel García-Párraga.

   Este último ha subrayado la labor de la Fundación Oceanogràfic con las tortugas en los ámbitos divulgativo, formativo y de investigación, y su trascendencia para el mundo marino, no solo circunscrito a las tortugas sino también en su entorno.

   También han asistido el director general de la Ciutat de les Arts i les Ciències, Enrique Vidal, el consejero delegado de Global Omnium, Dionisio García Comín, el patrón mayor de la Cofradía de pescadores GALP Gandía-Albufera, Domingo Ciurana, subdirector general del Emergencias 112, Jorge Suárez, representantes de la Universitat de València, FGV y diversos ayuntamientos.

   La campaña de sensibilización, que impulsa la Fundación Oceanográfic con la colaboración de los citados gobiernos autonómicos, ayuntamientos y FGV, va a consistir en la colocación de más de 1.600 carteles en "mupis" y otros soportes, desde los que se informa en los puntos de mayor concurrencia y visibilidad a bañistas y viajeros de la presencia de la tortuga boba ("Caretta, caretta") en las costas del Mediterráneo.

   Se pide que, en caso de producirse un avistamiento, lo más conveniente y eficaz es llamar al 112, con el que se activa la Red de Varamientos, compuesta por la Universitat de València, Conselleria de Agricultura y Transición Ecológica y la propia Fundación Oceanogràfic.

   Las fechas de la campaña son "cruciales" para la conservación de la especie, ya que es la temporada en que se produce la nidificación, es decir el acercamiento a la playa de las hembras para depositar sus huevos en los puntos que consideran adecuados por lo que es fundamental que no sean molestadas. Al haberse producido el año pasado un aumento de nidos y, debido a la filopatría de estos animales, es posible que vuelva a registrarse un buen número de nidificaciones, hacen notar los responsables de la campaña.

LIMPIEZA DE PLAYA

   Como es habitual en los actos organizados por la Fundación Oceanogràfic, tras la presentación de la campaña en los salones del Parador de El Saler todos los participantes y miembros de la propia Fundación procedieron a la limpieza de un pequeño sector de la Platja de la Devesa para poner, una vez más, de manifiesto la necesidad de cuidar las arenas de las playas y mostrar cómo se ensucian a base de gestos incívicos e incluso, con basuras procedentes del interior, principalmente de plásticos.

   Igualmente, y con idéntico objetivo divulgativo y de concienciación, se ha procedido a soltar dos de las tortugas recuperadas en el Área de Conservación y Recuperación de Animales Marinos, conocida como el ARCA del Mar, cuya peripecia particular está relacionada con algunas de las causas que amenazan esta especie, como la contaminación, la degradación o pérdida de sus hábitats o las acciones derivadas de las actividades humanas, entre otras.

   Las dos habían sido capturadas accidentalmente en Borriana y Peñíscola por las embarcaciones de arrastre, Simar y Hermanos Sastre, respectivamente. Gracias a la colaboración de los pescadores las tortugas se han podido recuperar de embolia gaseosa.

   Las tortugas han sido devueltas al mar en la Platja de la Devesa, pero previamente han sido bautizadas por el grupo infantil, que ha participado en la limpieza de playa y suelta, como Txuri y Urdin, en un claro juego de palabras con el nombre en euskera con el que se denomina el himno oficial de la Real Sociedad, "txuri-urdin" (blanquiazul, en castellano), y, por extensión, a los seguidores del equipo vasco.