Actualizado 19/10/2011 19:45 CET

La última película de River Phoenix se estrenará 18 años después de su muerte

River Phoenix
GETTY

LOS ANGELES, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director holandés Geroge Sluizer tiene en su poder la última película que grabó River Phoenix, el prometedor actor cuya carrera se vio truncada la noche de Halloween de 1993. Ahora, 18 años después de su muerte, 'Dark Blood' saldrá a la luz.

Sluizer ha explicado que escondió la película para evitar que fuera destruida tras la muerte de Phoenix, quien falleció de una sobredosis a las puertas de un local de Los Angeles. Ahora, casi 20 años después, el director ha decidido reeditar el material para que, con un par de arreglos, la cinta pueda estrenarse en cines en 2012.

Una de las cosas a retocar de la cinta original es la voz de su protagonista. El hermano del fallecido, Joaquin Phoenix -quien diera vida al emperador Cómodo en la película 'Gladiator'- podría ser el encargado de realizar tan sensible labor.

"Las voces de uno y otro hermano suenan muy parecidas", ha explicado Sluizer, director del aclamado film 'Desaparecida' (1988). Para dar término a la cinta, el cineasta ha mantenido además contacto con la familia Phoenix, según recoge en exclusiva 'The Hollywood Reporter'.

En 'Dark Blood', Phoenix da vida a un ermitaño que vive en mitad del desierto en un campo de pruebas nucleares a la espera del fin del mundo. Hasta ese yermo llegará una acomodada pareja -interpretada por Judy Davis y Jonathan Pryce- en busca de un lugar donde vivir, momento en el que Phoenix comenzará una turbulenta relación con Judy.

CORTA Y BRILLANTE TRAYECTORIA

River Phoenix era uno de los actores más prometedores de su generación. Conocido como 'el nuevo James Dean', su trabajo fue aclamada por críticos como Roger Ebert y Gene Siskel. El artista brilló tanto en papeles de protagonista como en otros secundairos y participó en películas como 'Cuenta conmigo' (1986), 'La Costa de los Mosquitos' (1986), 'Mi Idaho privado' (1991) y 'Sneakers (Los Fisgones)' (1992).

Sin embargo, fue su papel en 'Un lugar en ninguna parte' (1988), una cinta dirigida por Sidney Lumet bajo el título original de 'Running on Empty', el que le propició una nominación al Oscar y otra a los Globos de Oro.